Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

viernes, 25 de marzo de 2011

La llegada de la Prima Vera

  
     
     Hace apenas un par de días andaba este pobre mortal como poseso y abstraído, cosa normal en su condición de estar como dice su santa esposa mas "pa allá, que pacá", cuando sonó el aldabón de la puerta y asomó sin piedad la Prima Vera. Supongo que como en ocasiones anteriores llegó con la pérfida intención de apoderarse como una posesa de cuerpos y almas e imagino también a mucho pobre desventurad@ pensando en poner su inmaculado cuerpo a la ventura de un sol achicharrante para que coja ese tostado, vuelta y vuelta, que suele encandilar sin temor a equivocarme a la inmensa mayoría de los habitantes del ibérico terruño.
  Y yo, pobre de mí, dispuesto una vez mas, como cada año al llegar estas fechas a intentar tener conciencia clara de la que me viene encima y es que querid@s mías, confieso, manifiesto y descubro ante vosotr@s que le tengo manía crónica a la estación que está por venir o lo que es lo mismo, me empieza a dar hastío pensar que llega Don Estío y con él, multitud de moscas, mosquitos, abejas, abejorros, avispas y otros mil bichos repugnantes, acompañados de un sol de canícula, que a los calvos como el que subscribe les calienta el cráneo de tal manera, que la masa encefálica bulle sin control dentro de la cabeza pugnando por no derretirse cual helado de cucurucho en manos de tierno infante.
     Para ilustrar mi humilde opinión al respecto, baste establecer una equidad comparativa entre el diario transcurrir de una tarde de sábado, día que habitualmente ocupo en el asueto y descanso, de verano y por el contrario otra del periodo invernal, con los mismos pormenores y parecidos acontecimientos.
     A continuación, con precisión y mucho enfoque de la situación, paso a contar lo que habrá de ocurrir después de Semana Santa, allá por "mediaos" de Mayo, cuando empiecen a cantar tábanos y chicharras.
     El que escribe, que como sabéis es camarero, dejó de trabajar a las 10 de la mañana y al llegar a casa, arrojó la ropa del trabajo, sucia y maloliente al canasto de la ropa, y presto se calzó el bañador zambulléndose sin pensarlo en la piscina, que es y así lo reconoce uno de los pocos alicientes por los que le puede tener algo de cariño a la epoca estival. Después dormitó un rato y llegado el mediodía, un nuevo refrescón y rápido, como cada sábado, sale dispuesto a tomar unas cervezas fresquitas.
     Si estuviésemos en Diciembre con un par de cervecitas y unos vinitos de la tierra, acompañados de sus correspondientes tapas bastaría para colmar su apetencia y volvería a casa con la ilusión añadida de degustar con infinito placer el cocido que su amada elabora este día de la semana. Como por el contrario estamos en época tórrida, ha necesitado de mas zumo de cebada para colmar su apetencia y al llegar a su morada le espera un plato de judías verdes y una ensalada de tomate con lechuga, todo muy ligero y digestivo aunque por su mente pase la idea de que jamás tuvo el placer de ver un grillo de cien kilos.
     Tras el almuerzo dormita un rato en la tumbona y al despertar ha de enchufar con rapidez el aparato del aire acondicionado, pues el sudor baña sin piedad su maltrecho y fatigado cuerpo, que en la epoca invernal con los efluvios del cocido no abría necesitado de ese reparador descanso. Se despereza y sale a la calle, mientras un sol abrasador vuelve a derretirle la sesera y caminando rápido llega al chiringuito de su amigo Vicente, donde quedó con los amigos para tomar un cubatita fresquito. Si estuviésemos en invierno necesitaría engullir menos liquido vital, pero en esta epoca infernal difícilmente puede ver colmada su sed el sediento, y como bien dicen los evangelios hay que dar de beber a quien se encuentre en tan extrema condición, así que entre unas cosas y otras debe reconocer que el gasto, en lo que ha moneda en curso se refiere, es superior en esta epoca de manera tangible y evidente.
     Por último, y lo mas escuetamente posible, es también en estos meses cuando llegan las añoradas vacaciones, y los niños con su mamá claman a los cuatro puntos cardinales, que desean ir al apartamento que la “Tita Merce” posee en Torrevieja y este hecho, motivo para muchos humanos de alegría y alborozo “aumenta” mi profesado amor por el verano. Partimos prestos hacia tierras levantinas y nada mas arribar se empiezan a oír los clamores de la tribu que me acompaña, mostrando sus desmesurados deseos de ir a la playa con prontitud y premura.
     A las doce del mediodía estamos en la Mata, el que firma este artículo, su amada esposa y sus donceles, cargados de sombrilla, bolsos, toallas y algún apechusque más, dispuestos a “disfrutar” de una jornada de sol y playa. Con el sombrero de paja sobre la testuz me adentro en la arena tras mi señora que sin problema penetra sorteando piernas, brazos y sombrillas hasta llegar a primera línea, mientras algunas voces claman al cielo haciéndole ver el infinito morro que posee la susodicha, que en esos momentos se ha vuelto ciega, muda y sorda escondiendo su mirada detrás de unas gafas negras de las que se usan tras una noche de farra.
     Una vez ubicados en el lugar conveniente me lanzo al mar a nadar, y es ese el único momento del que en verdad disfruto, pues llegado el instante de la salida, elevo mil plegarias al altísimo para que tenga a bien enviarme un helicóptero que me eleve hasta el paseo marítimo sin tener que pasar por el repugnante paso de caminar con los pies mojados por la arena convertidos en una pasta inmunda, sucia y asquerosa.
     Después de este acontecer a la llegada, al día siguiente los llevo nuevamente a la playa y me vuelvo al apartamento, cojo un buen libro, unas birras fresquitas y marcho a la piscina, donde después de darme un chapuzón dormito y leo bajo la sombra de una palmera y a la playa con su arena que le den por donde les quepa.










9 comentarios:

  1. Juan Carlos García25 de marzo de 2011, 10:08

    Muy buena exposición de la Prima Vera.
    También es de añadir, que la entrada de la Prima Vera también trae consigo alteraciones mentales muy variopintas.
    Saludos fraternales.

    ResponderEliminar
  2. ¡Mi amantísimo Don Juán!, cuanto tiempo sin verle y que placer encontrarle en este, mi humilde rincón. Veras, adivino con la llegada de esta esplendorosa estación, el venir de todos esos elementos extraños, que alteran de manera inmisericorde mi cotidiano vivir, y eso sí, es cierto que por si por algo me gustan los meses venideros es por las alteraciones que sufre la mente, sobre todo ante la contemplación de los esplendores que durante el invierno estan ocultos bajo ropas y ropajes. A ver si te encuentro más por este rincón y gracias por hacerte seguidor. Oye, seguro que te gusta ese apartado culinario que he empezado dedicando a las migas. ¡Y tu de dieta. "so" melón!. Un abrazo grande como el que lo recibe.

    ResponderEliminar
  3. Oh, Dios, yo también odio el verano, la primavera no, la primavera me gusta pero, claro, luego viene el verano y el calor, que es una cosa de muy mal gusto,inapropiada, vaya...aunque yo me voy a las montañas y allí todo es de otra manera, tanto que dormimos con manta en pleno mes de agosto, pero cuando vuelvo a la meseta....grrrrr



    Es un trago que hay que pasar y compensa. El otoño es la la estación que todas las demas quisieran ser :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Mauro, si además de esto le añades una alergia el resultado es desolador.
    Yo cuando peor lo paso es en el mes de mayo, cuando de repente vienen las primeras sofoquinas que te pillan desprevenido y te dejan liquidao.
    Una vez acostumbrado el cuerpo, el verano lo paso mejor que antes.
    Lo de la playa, que te voy a decir, a mi me gusta ir a partir de las seis de la tarde para ver caer el sol, pero ¡¡a eso de las 12, con todo lleno de gente, la sombrilla, el bronceador, la toalla llena de arena, quemándote los pies, y hasta el alma!!! pues la verdad es que "pa tu tia el caldo".
    En cualquier caso, no desprecies ninguna época y disfruta del momento, eso si, podían bajar la calefacción en verano que la tienen muy alta.
    Un abrazo amigo Mauro.

    ResponderEliminar
  5. A la pareja de guardias les contesto al unísono, como siempre. Un gusto saber Alma, que perteneces a la cofradía de amantes de los dias celtas, lluviosos y nublados, porque nadie podrá negar que llegan mas al fondo, al sentimiento y con ellos traen siempre en su mochila la creatividad.¡Que no daría yo por vivir entre las montañas de tu querida tierra y no en esta vasta llanura, de la que tampoco reniego, donde la tierra se junta con el cielo!.
    ¡Ay Pepillo!; que le hablen de piscinas y playas a la pareja feliz de Pueblo Marino. Aquel octubre fantastico lo pasamos de maravilla y la verdad hizo que me fuese encariñando al menos un poco con las sufridas epocas estivales que voy sobrellevando algo mejor. Pero la playa plagiando tu dicho, ¡pal gato!. Besos, abrazos y mucho cariño para mi pareja preferida.

    ResponderEliminar
  6. Como ves no todo esta perdido en verano. Aunque me toca trabajar a destajo, no cambio las sardinitas, el gazpacho, el ajo blanco y los sueños de una noche de verano.
    Las niñas en la playa, el olor a aftersun y las noches en el patio con mi sangria y mis barbacoas. Toda estacion tiene cosas buenas, solo hay que mirarlas.
    Un abrazo feliz primavera , astio y todo lo que venga.

    ResponderEliminar
  7. llevas razón amigo Zamora. Estamos tantos y de tantas maneras. Mi mujer lo explicíta claro cuando dice ¡tantos y ninguno igual! y lo cierto es que lleva razón. Solo ocurre que no puedo evitar amar la epoca del año que se me va y eso se hace patente en la manía visceral por la que viene. Entre otras cosas por lo que conlleva en nuestro bienamado oficio. ¡Todos de vacaciones y yo echo un capullo!. Reconoceras que resulta un poco fuerte; ademas si eres de buen beber, y lo soy, crecen las barrigas y en fin, que te voy a contar que no sepas. como siempre, un placer encontrarte por estos rincones. Un abrazo y un beso a tu pequeña cumplidora de años.

    ResponderEliminar
  8. A ver si ahora atino, si lo consigo por fa...dame un aplausoooo.

    ResponderEliminar
  9. @victoria
    ¡Bravo Victoria!, y nunca mejor dicho, lo conseguiste, haciendo bueno el dicho de que quien la sigue, la consigue. Te espero por estos lugares con los brazos abiertos y una vez más, mil gracias por asomarte a mi pobre ventana. Dime si te llega al correo esta respuesta.

    ResponderEliminar