Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

viernes, 4 de marzo de 2011

... a Gabilondo. por su clarividencia.

    

      No puedo negar que siempre he sido un apasionado seguidor de Iñaki Gabilondo. Me parece, con sus luces y sombras como cada hijo de vecino, una persona ecuánime en su pensamiento, que podrá gustar o no, pero que es consecuente con su forma de pensar y de ser. Durante años he oído en multitud de ocasiones sus programas en las mañanas de la cadena Ser y después, aunque siempre entendí que era un hombre de la radio, sus apariciones televisivas, y sobre todo, sus demoledores análisis del mundo y la sociedad en que vivimos.
     De ellos, uno de los que mas me impactó, fue este referido a un caso puntualmente acaecido y que versa, una vez más, sobre el civismo y la educación en adolescentes y jóvenes, que arropados por padres, que dicen ser colegas, son capaces de convertirse en bestias incontroladas que arrasan con todo lo que encuentran a su paso, olvidando lo que es la ética y el respeto hacia lo que es de todos. Detengan la musica, que espere por un rato Serrat o quien este a la cola y escuchen amigos, oigan porque no tiene desperdicio. Y un deseo...., pedirle a Gabilondo que vuelva lo antes posible a endulzarnos la mañana, tarde o noche, es igual y da lo mismo.

4 comentarios:

  1. Hace poco me enviaron un correo donde se planteaba esta misma polémica y me impactó una frase que decía mas o menos: Lo que mas me preocupa no es "el mundo que le vamos a dejar a nuestros hijos", sino "que hijos les vamos a dejar a este mundo". A mi juicio, Mauro, hay muchas cosas que están fallando en esta socidad, pero sobre todo estamos destruyendo la institución de la familia que es primordial para adquirir ciertos valores como el respeto, pero hay que seguir luchando para dejar unos buenos hijos a este mundo.
    En cuanto a Gabilondo, poco que decir que no hayas dicho tú. Es un "señor" en todos los sentidos. Y no te preocupes, que volverá seguro.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Hace poco vi una escena en en un parque al que llevo a mis gremlins (cinco y dos añitos) alguna vez y que a ellos les gusta mucho pero a mi no porque hay un grupito de chonis que se dedica a fumar ignorando todas las prohibiciones, charlotear a gritos cagándose en todo y comer porquerías sin parar mientras sus hijos hacen "gracietas" que lindan con lo salvaje...Las tías estas arrojan las colillas aún encendidas directamente al suelo, por supuesto, y algunas van a parar a la arena donde juegan los niños. Como mucho alguna se levanta luego y taconea con energía hasta allí para apagarlas de un pisotón...Un abuelo se les enfrentó : Oiga, le dijo, aquí no se puede fumar y mucho menos tirar mierda al suelo, recójalo....la poligonera se dio la vuelta, tuteó al abuelo y le llamó subnormal, después recomendó que por su bien la dejara en paz.

    El abuelo, que no era de los que se dejan pisar un ojo no se arredró:

    Está claro, de padres marranos hijos cochinos, dijo y se fue con la cabeza muy alta mientras yo me aguantaba los olés :-)

    ¿Cómo van a educar estas tías a nadie?


    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Mi querido amigo, es algo terrible . Ha habido una generacion de padres que han creado a tiranos. Son hijos que los han colmado de derechos y los han dejado secos de deberes y obligaciones y ahora piden y pedimos. Padres que han sustituidos los abrazo y juegos cuando llegan del trabajo por una consola o pelicula para que les dejen tranquilos, los han dejado horas delante de la tele para estar comodos y ahora piden. Hijos con carencias de afecto y cariño, colmados de regalos y no se les ha enseñado que tambien tienen obligaciones.
    Yo trabajo con mis hijas pasito a pasito y entre paso y paso un beso una carrera, un tu la llevas y eneñamdoles que ellas tienen obligaciones y deberes y como no susu derechos como niños y como personas.
    Un fuerte abrazo, un placer venir por aqui escuhar a serrat

    ResponderEliminar
  4. Como supongo que no habrá más comentarios, a los tres, queridos Pepe, Alma, Zamora, os doy con fervor las gracias por asomaros a esta humilde ventana y os digo que parece que en lo referente a este tema fuesemos aquello tan intangible y etereo que llaman Santísima Trinidad o lo que es igual tres opiniones, que junto a la mía venimos a pensar igual,a decir lo mismo. Y ello se debe a que nuestros progenitores, al menos los mios y los de Pepe, a quien conozco bién, eran y son gentes humildes, sin una gran preparación, pero a cambio llevaban y llevan implicito en su ser sagrados valores como el respeto, la honestidad y el amor hacia los suyos. Y eso es algo que sabían comunicar con un reproche, una mirada, una caricia. Ya dice el maestro Serrat que los hijos son " unos locos bajitos, a los que por su bien hay que domesticar". Un placer contar con tan selecta y buena gente en este rincón. Agradecido, a los tres, un fuerte abrazo y unas gracias eternas . Nos vemos, aunque en contra de la canción, no sea en los bares...

    ResponderEliminar