Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

miércoles, 26 de septiembre de 2012

A la santa, en día de boda.


     
     El día que me casé, ¡que guapa iba la santa!, portaba sobre las napias unas gafas de tan considerables dimensiones que hubieron de ser y aun son motivo de cachondeo. Que vamos hacer si eran tiempos en que la moda con sus estilos diseñaba antiparras de amplia holgura que superpuestas en las narices parecían los anteojos que calza Bartolo, personaje que encarnado por José Mota, nacido en Montiel y manchego hasta la médula, hace las delicias de mi vástago primogénito y de su hermana la infanta.
     Más no habrá de ser este el hilo que de argumento al presente relato, sino más bien el referido al berrinche y desasosiego que sufrió la santa en tan señalado día, por el hecho acaecido de que pareciera que San Pedro, en un arranque de mala leche, hubiera abierto las compuertas que detienen el agua en el cielo para soltarla de golpe y sin control, sin remisión ni remedio, sobre las cabezas de quienes habíamos de ir a la boda con su banquete.
     Haciendo historia diré, que ya entreveía algo, cuando puesta la fecha a tan señalado evento, veintiséis de septiembre del mil novecientos noventa y dos, empezó a musitar, por lo bajo y como en plegaria, aquello del “que no me pase a mí como a mi madre y abuela”, haciéndose tan pertinaz y repetitiva que hube de insistir para que me contara las razones de tal premonición, que no eran otras que las que venían a decir que el día del enlace de las anteriormente citadas hubo de llover más que cuando se casó Neo. Añadámosle a esto el hecho de que le dio por otra tabarra con su monserga y les cuento. Ya saben ustedes, queridas y queridos míos, por lo contado en anteriores escritos que un servidor fue dado en sus juveniles años a la composición de murgas y letrillas, motivo por el cual la santa en un despliegue de intuición y lucidez, me incitó o mejor decir ordenó, que en lugar de la usual invitación de boda, cosa muy vista y manoseada, me sacase de la manga exprimiéndome el intelecto unas coplillas, eso sí, (…buena es la perrilla “pa” ir de caza,), originales, “que cualquier cosa no vale”, para invitar al festín a familiares y amigos.
     Ya les he dicho la fecha del acontecimiento, año que recordaran de muy patrias celebraciones como las Olimpiadas de Barcelona y Exposición Universal de Sevilla, con lo cual y a diferencia de estos tiempos nefastos había trabajo a manta en mi camarero oficio y es por ello que les juro si hace falta sobre la Biblia, que poco faltó para que entre moros de Marruecos, alemanes cabeza perro, gabachos del país vecino y composiciones varias, no diera en reventar como el lagarto del Viso.
     Y fue por ello, prometo que fue por ello, por el hecho de que la santa estaba genéticamente predestinada a servir como imán atrayendo a las nubes y porque este servidor de ustedes incitó sin remisión a los dioses de la lluvia al componer una letra que decía:” ya pueda nevar o llueva, con la venia del alcalde, el cura nos casará, a las siete de la tarde”, por lo que el cielo abrió sus puertas muy de mañana y empezó a caer un aguacero pertinaz, mientras un horizonte de plomo se columbraba de Norte a Sur y de Este a Oeste.
     Con premura arranqué mi Seat 127,  desconchado y salpicado de bullones,  y me dirigí a la casa de la novia, que sigue siendo la de mis suegros y encontrándola envuelta en un mar de llanto la hube de consolar diciendo: “no te preocupes, si no vamos en coche lo hacemos en barco”, motivo por el cual casi firmé el divorcio antes de estar desposado. En estas estábamos, cuando hubo de aparecer, porque por allí andaba, el primo Pablo, hijo el pueblo emigrado a las catalanas tierras y que siempre que nos visita lo hace portando sus utensilios de barbero, ofreciéndose solícito y servicial, mientras amainaba el temporal, a dejarme el pellejo impoluto y la cara sin barba. Ya hube de advertirle, intuyendo la que se avecinaba, que uno es de piel muy sensible, delicada y dada al sarpullido y la erupción cutánea, hecho este que no frenó sus ansias de meterme mano, en el barbero decir de la palabra, por lo que presto desenvainó la navaja barbera y después de múltiples friegas de masaje Floid acometió la faena que una vez terminada me dejó la piel como el culo de mis dos hijos cuando tenían tres meses, de no ser porque fue y pasó, que pasados unos minutos el semblante empezó a enrojecerse asimilándose a una paella hirviendo y dando la impresión de que en vez de maquillaje me había frotado la tez con dos kilos de pimentón de La Vera.
     Y no piensen amigos que cedió ni un ápice la caída durante el día de tan líquido elemento. Muy al contrario, con el paso de las horas, se incrementó su fluidez hasta límites inaguantables, que hubieron de hacer e hicieron, que ambos contrayentes no tengamos ni una sola foto en exterior de tan señalado momento. Y no acabó aquí la cosa. Terminada la boda y dispuestos a partir en autobús hasta la bella Italia, las nubes de la discordia nos siguieron, como apache en las praderas, por doquiera que anduvimos. Así supimos muy de cerca como llueve en Roma, Venecia o Florencia y les puedo aseverar, rotunda y categóricamente, que es “pabajo, como en tos sitios”. Solo cabe esperar que si en las bodas de plata nos vamos de crucero como desea la santa, no desatemos el furor de algún huracán perdido que presto venga a nuestro encuentro, bien sea desde Las Azores o la costa del Pacífico.


     Me vino a la mente este escrito porque hoy se cumplen veinte años de tan señalado día. Y aunque Gardel en su tango  asegure que nos son nada, yo pienso que dan para mucho. Para tanto que ya tenemos, y eso que no corrimos para encargarlos, la santa y su servidor, al vástago primogénito con sus 17 años y a la infanta de los lloros que arrastra sus trece a cuestas.
     Para Carmen, con quien llevo compartiendo toda una vida, es este relato del recuerdo que habré de acompañar y acompaño con una sencilla poesía que hube de regalarle algún día.
                            

                        POEMA DE AMOR EN EL ÚLTIMO DIA
                             
                                Al final del camino, en el último segundo
cuando la ola de la muerte me envuelva
arrastrándome hasta el fondo de los mares,
quiero encontrarte en las profundidades
plenas de algas, nenúfares y sirenas
y allí, vigilados por Neptuno y su tridente
darte mi último adiós, con lágrimas en los ojos.
Me costará partir y abandonarte,
me aferraré al último eslabón de la existencia
y lentamente, deteniendo el tiempo que me quede
miraré tus ojos, besaré tu boca, palparé tu vientre.
Y lo retendré todo, como el más preciado tesoro
en algún rincón de la mente y la memoria
para añorarte siempre, amada mía.  



27 comentarios:


  1. Que guapa es :) que suerte tienes, si ya lo dice el refrán, boda mojada y vida afortunada, o algo así...En la mía hizo un solazo XD

    Y no, en Roma no llueve como en tos sitios, en Roma ayns... en Roma. Me gusta mucho eso de la infanta de los lloros, título que hice méritos para obtener, pero que con la proverbial mala leche de mi abuela se quedó en aquello de "la bulderona miagona" . Estuve a punto de bautizar el blog así, en honor a ella, a la que tanto, pero tanto me parezco :)

    Ayns, que detalle tan bonito que has tenido. Felicidades a ambos y muchos besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que "pa" quien es padre, no está mal la muchacha, aunque con los años va echando kilos. Ya dice el refrán aquello del:"cómprala fina y limpia, que ya se hará gorda y guarra". ¡Con lo bien que me había "quedao" el homenaje, ahora voy y lo jodo.
      La verdad, fuera de guasa, es que la boda fue muy mojada y de la vida, con sus idas y venidas, no nos podemos quejar. ¡Ay!, la infanta de los lloros nos estuvo dando la tabarra durante años interminables. Era como una sirena avisando de un ataque aéreo. Y no creas, que como quien tuvo retuvo y guardo "pa" la vejez, aun sigue haciendo sus pinitos con el recuelo que le queda. Gracias por tus felicitaciones, que haré extensivas a la santa y un besazo en cada "lao" de la cara. ¡Como me gusta acogerte en mi cabaña!-

      Eliminar
  2. Felicidades Mauro y Carmen. El día de hoy es un homenaje al de hace veinte años, la lluvia está presente. Te diré q tengo las lentillas q se me van a descolocar por las lagrimillas, y me viene bien, porque así, se me lavan los ojos, tal vez sea por la tristeza del otoño, el día de lluvia, o, por ese Poema de Amor del Último Día, lo bueno si breve dos veces bueno, alguien q inspire esos sentimientos y alguien q sea capaz de plasmarlos así, esos dos "álguienes"deben estar destinados a ser felices eternamente...no creas q soy yo muy ñoña, pero cuando leo algo q me gusta y es bueno no me corto en halagos y qué leñes! eres bueno Mauro, muy bueno.
    Se lo enseñaré a mi hombre (el poema) y lo haremos nuestro, como esos caracoles q se quedan con la concha abandonada de otro de su especie, seré una "okupa" de tu poema.
    Mucha felicidad y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma. La lluvia está presente pero de muy distinta manera. Aquello debió de ser parecido al diluvio Universal en el que solo faltó Noé para transportarnos con el arca. Ten "cuidao" con los lloros y las lentillas, que a la primera de cambio se van hacer puñetas. Yo nunca las usé porque a veces me lavo con las gafas puestas. No hace falta ser ñoña para ser sensible, muy al contrario los ñoños de ambos sexos suelen ser de un coñazo insoportable. Gracias por pensar que es bueno siendo "normalico" y hazlo tuyo y de quien te venga en gana. No se si estaremos destinados a ser felices eternamente, también tuvimos y tenemos nuestras espinas, pero lo cierto es que estamos "agustito" juntos. Gracias por pasar por la estación ...

      Eliminar
  3. Felicitaciones a ambos ! En la Vida el secreto es encontrarse.Bienaventurados los que se atrevieron a ser UNO SOLO !! Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz. ¡Ay!, ser uno solo es harto complicado, siendo cada cual de su leche y de su gusto. Pero se intenta y a veces se logra. Un abrazo allende los mares.

      Eliminar
  4. ¡¡¡Ya han pasado 20 añossssss???¡¡¡Que barbaridad!!! Si que estáis guapos en la foto!!
    Yo me acuerdo perfectamente, porque aunque lo vivimos de manera diferente, también fue un gran día para nosotros, aunque si bien es cierto, si lo tuviese que vivir de nuevo, creo que cambiaría algunas cosas o intentaría hacer algo que se me quedó en el tintero.
    En cualquier caso Mauro es un honor y un privilegio que después de tantos años sigamos compartiendo amistad y vida.
    Elevo pues mi copa para brindar con vosotros por el aniversario de vuestra boda, por los frutos que os han venido, por la amistad compartida, por los momentos vividos y los que vendrán...y como terminaba la coplilla que te cantamos en el salón...Amigos para siempre, la, la,la,la,la,la.
    De verdad, muchas felicidades y como siempre dos besos retorcíos para ti y cuatro para Carmen.
    P.D. La poesía es una delicia... un poco triste para mi gusto, pero bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que se te quedó en el tintero, jodio ciezo, si hicisteis conmigo lo que os vino en gana?. Veinte años han pasado de aquel día de diluvio y la verdad es que la novia estaba guapa, pero un servidor con las gafas de Bartolo y la cara como el pimentón no tuvo su día.Gracias por seguir estando ahí cuando otros que bien sabes se fueron quedando sin motivo en el camino. la poesía salió así y así quedó. Ya sabes que la santa dice el dicho de que en caso de duda sea ella la viuda, con lo que hube de contentarla al asegurarle que sería yo el primero en criar malvas. Aunque del dicho al hecho, va mucho trecho. Besos retorcios de vuelta ....

      Eliminar
  5. Pero que bonito Mauro!, que linda poesía y que emotiva!.
    Muchas felicidades por esos 20 añitos y a por otros 20!. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esas felicitaciones Ana. Y me place cantidad que te gusten mis cavilaciones. Tanto como me gustaría degustar esas sabrosas recetas con que nos abres apetitos en el cuerpo y en el alma.Otro beso de vuelta.

      Eliminar
  6. Si llovia ese día! doy fe. ese dia fui encargada por la tutina, para recoger el ramo en la vecina valdepeñas, y te puedo decir que tanto fufú como yo de camino al pueblo dudabamos si llegariamos a la hora, o la santa llegaría al altar sin su ramo, como caía el agua!, parecía que se derramaba el cielo. Lo que me parece muy fuerte es que de esto hallan pasado ya 20 años!!!, como pasa el tiempo!, si parece que fue ayer!!. muchisimas felicidades a los dos, ah!!! la poesía, preciosa, es un lujo poder expresar así tan bonito los sentimientos. Un besazo para los dos y muchisimas felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no recordaba un servidor que fue su merced la encargada de ir a por el ramo de la santa. De cualquier manera no es el chino FU-FU hombre que le tenga miedo a la climatología ni a nada que se le parezca conduciendo. No parecía que se derramaba el cielo, se derramó de cuerpo entero. Veinte años, aunque parezca que no es nada y unos cerca de diecisiete que pasamos aquellos días en tu morada con la tutina a punto de parir al vastago primogénito. Si te acuerdas compramos la primera grabadora de vídeo que tuve en mis manos y que hoy forma parte de las reliquias que reposan en el desván del olvido. Como el proyector aquel e diapositivas que parece una maleta. ¡Que tiempos!. En verdad los añoro porque nos veíamos más. Que le vamos a hacer. La vida y sus vaivenes. Un besazo para usted y otro para el nieto de Pochejo.

      Eliminar
  7. Madre mía, en el acervo santacruceño veo que va a haber que hacer unos cambios, y anotar, al lado de la Nubá de San Guillermo y la boda de Neo, los desposorios que acabas de contarnos. Sí he de decirte que cuando el primo Testón decidió pasar por la puerta de don Claro y luego nos fuimos de festejo (andaba yo entonces en Canarias, en el servicio militar) me sorprendió gratamente todo lo que montasteis, lo divertido que fue y lo mucho que me divertí. A lo mejor es un recurso manido y resobado, pero ya no se hacen bodas como las de antes.
    Un saludo Mauro, y a seguir dándole a la pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien es cierto que pudiera haberle robado el privilegio a Neo de ser el primero en el refranero santacruceño. Es de suponer que cuando el se casó ni el asfalto cubría las calles, ni había alcantarillas que encauzasen el líquido elemento hacia el colector del desagüe. Por lo cual deduzco que debió de llover tanto o más que aquel día la jornada de mis desposorios. La boda de tu primo Ciezo, ya no recuerdo que homenaje le hicimos, aunque las coplillas que le cantamos las compuso un servidor,fue inolvidable, como todas las de aquellos tiempos. Es verdad que hay recuelos de antaño que pasaron a mejor vida en el presente. Un gusto recibirte en mi casa. Date por invitado a unas cañas.

      Eliminar
  8. Felicidades querido amigo y que el amor sea eterno aunque comenzase oficialmente con un aguacero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice Sabina en una de sus canciones, y un servidor lo venera como a un Dios, aquello del que: "con ella descubrí que hay amores eternos que duran lo que dura un corto invierno". No es mi caso. Así que esperemos, como bien dices,que esta historia comenzase con un aguacero. Un abrazo recíproco y gracias por parar en mis andenes.
      .

      Eliminar
  9. gracias Mauro, me has hecho pasar un buen rato, con el relato de tu boda, que despues detodo, con lluvia y todo fue una gran boda, y lo mas importamte que aun despues de estos 20 años para ti y tu santa sigue siendolo, enhorabuena a los dos. Y a tu comentario sobre el algun que otro cambio que en estos años ha tenido tu señora.

    E de decir que tu santa con los años
    ha ganado, en belleza más serena,
    y si cogio algún kilito!
    tu perdiste la melena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Victoria, es que fue inolvidable. Y a ello contribuyeron en gran medida la casta de buenos amigos que portaban los contrayentes. Ya te digo que como digo siempre, con sus idas y venidas, uno se siente dichoso y a gusto con lo que le tocó en suerte. No sabía yo de tus innatas dotes compositoras y la verdad es que me gustan. Aún a costa de que menciones mis dotes de calvo. A ver si junto dinerillos y me pongo melena como Bono. Con pelos y sin gafas, (... la santa quiere que me opere de la miopía), seguro que nace un ser nuevo y con bríos renovados. Me voy a tomar un cubata con tu sobrino que "pa" eso es sábado sabadete. Un gusto recibirla amiga mía.

      Eliminar
  10. Maurito precioso poema de amor...

    ResponderEliminar
  11. Hola Mauro, bonita pagina, y que guapa estaba tu Tutina, pero lo más importante de todo es el amor que os teneis. AMOR es una energia que puede con todo.
    Muchas felicidades por ese veinte aniversario y que sigais juntos por muchos años. Un beso para vosotros.
    Maria Moreno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María. Un gusto darte plaza en esta humilde mesa que he ido construyendo con retazos de vida pasada y asuntos de lo que va pasando. Veinte años casados y otros diez, al menos, de novios, nos llevan a sumar treinta, que no son pocos. Y ahí vamos, unos días con sol y otros con nubes, discurriendo por este discurrir, a veces de espinas y otras de alegrías que es la vida. Aún así, cada uno en sus rincones, somos felices y hasta nos vamos aguantando, que visto como está el patio no es poco querida amiga. Dos besazos y pásate por la fonda cuando te venga en gana.

      Eliminar
  12. Hola Mauro,entrañable como siempre,un gustazo leerte,felicidades que sean muchossss mas Carmen estaba guapaaa y ha mejorado con los años y tu mon ami como un buen vino mas años pues mejor.Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias mi apreciada madame por volver a llamar a esta su casa. Ya estaba pensando este servidor de usted si no habría partido hacia otros lugares en compañía de algún pretendiente que le hubiese "nublao" los "sentios". Más ya veo que sigue usted por estos lares. Si estaba guapa la muy "jodia" y habremos de decir que mejoró con los años, en todos los sentidos y hasta en los ramalazos de mala leche,(... esos son mutuos). Debe ser que con los años nos hacemos más ariscos. Este pobre escribidor de vino sabe un poco porque le apasiona su degustación, pero mejorar y que se aprecie solo mejoró en kilos.Un gusto sentirla cerquita y un para de besos, uno en cada "lao" de la cara.

    ResponderEliminar
  14. Buenos recuerdos de una fecha entrañable.

    Saludos

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. ¿Puede ser que a su vez sea usted, mi anónimo amigo o amiga de por estas tierras manchegas?. Gracias de nuevo por pararte en esta fonda.

      Eliminar
  15. Acontecimiento mayor, que sí, veinte años es un universo, depende la manera que los han vivido, con el amor que hablas de Carmen, sé que fueron días.
    Te dejo un abrazo, Mauro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya creo que veinte años son un universo. Y si le añades el prologo que vinieron a ser otros diez se antoja casi toda una eternidad. Aun así, ahí vamos, discurriendo y pasando, unos días con claridad, otros con más nubes dibujadas en el horizonte, pero queriéndonos que es lo importante. Un abrazo desde el otro lado de los mares y un gusto acogerla en esta factoría de añejos escritos.

      Eliminar