Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

miércoles, 26 de diciembre de 2012

La vida te da sorpresas...


    

     Rescató su corazón de los anaqueles de la miseria un martes de cuaresma. No vayan a pensar que se hizo rico con la herencia de algún antepasado antillano o le tocó, como a modo de carambola, un boleto de la lotería primitiva. Muy al contrario lo que le vino a ocurrir discurría por el lado opuesto de la vida, ese por el que transitan todos aquellos, que sin patria ni bandera, duermen bajo el techo de cristal de las estrellas. Ocurrió que su amada gatita de angora lo puso de patitas donde cantan los serenos, hastiada, así se lo hizo saber, de pagar la manutención y los antojos de un zángano improductivo.
     Hasta ese momento la existencia de  Carlitos Boyero había sido un ir y venir de exquisiteces, de primores cuajados y caprichos, con los que la hija del poderoso diputado Romero le había satisfecho. Coches caros, viajes alrededor del mundo y el mejor palco en la Opera de Viena, aunque la cuestión del bel canto le viniese como larga y un sopor traducido en sueño le afectase de forma irremisible cada vez que oía a sopranos y tenores entonar sus enfebrecidas trovas.
     Cómo entonces era posible, se preguntaba, borracho y entumecido, que un banco mísero del Parque Municipal hubiese sido por primera vez lecho y catre donde descansar su hasta hace poco preciada osamenta. De qué manera, se decía, podría ser capaz de asimilar que de golpe y porrazo, sin aviso previo, aquella niña de papá que decía querer quererle hasta la muerte le había dejado a la luz serena de las estrellas con lo puesto, que no alcanzaba a otra cosa que un buen traje de diseño, un móvil de última generación y una cartera en la que apenas se atrevían a asomar un par de billetes de veinte euros, exigua renta después de una noche de alcohol y lupanar donde ahogó en mares de Cutty Sark las recién estrenadas penas.
     Bien es cierto, atinaba a pensar, que las putas  con sus farras se esfumarían con la guita y que todos aquellos que le habían lamido el culo hasta sacarle lustre no darían ni un inmundo chavo por él, con lo cual no era difícil cavilar que dicho lo expuesto, sin oficio y menos aún beneficio, ni el camión de la basura tuviera para ofrecerle ni un puñetero jergón donde reposar sus maltrechos huesos.
     Por ello, y después de infinitas cavilaciones, llegó a la clara conclusión de que lo mejor era bajarse los pantalones, llamar a su ofendida dama y pedirle, aunque de rodillas fuera, que le dejase volver al abandonado lecho de amor donde tantas y tan variadas veladas habían compartido para su gusto y deleite. Así, con el nudo de la corbata desatado, la barba asomando a raudales por la tez congestionada y los parpados surcados por cercos de negras ojeras, entró en la primera cabina telefónica que encontró en su camino y marcó, entre un mar interno de temblor e incertidumbre, el conocido número telefónico de su amada damisela en la certeza de que si usar usaba el suyo propio, esta, no habría de dignarse ni al hecho simple de descolgarlo. Tres pitidos con sus pausas y al momento la voz mecánica del contestador que le instó a  no molestar ni una sola vez más a la señora.
     Al cabo de algunos días desistió Carlitos Boyero en su empeño de recomponer aquel amorío roto. Tan solo logró de la que había sido su amada una maltrecha maleta que hubo de salir disparada por el balcón señorial situado entre las ventanas de la que había sido su venerada mansión. Así, después de deambular sin horizonte alguno por calles y callejones, hubo de encontrarse a la puerta conocida del Café de Nicanor donde recuperó su viejo escaño de contertulio entre los que venían de vuelta en los avatares y sucesos que acompañan el vivir con sus asuntos.
    Desde entonces,  y ha transcurrido un tiempo, espejismos rosicleres ya no le fruncen el ceño, ni le cobran alquileres las mujeres que olvidó, bajo el sol que le apuñala vive sin patria ni dueño, como el aire lo regalan y el alma nunca la empeña, con las sobras de sus sueños le basta para comer.
     De que voy a lamentarme, piensa, si bulle la sangre en mis venas y cada día al despertarme me gusta resucitar. A quien quiera acompañarme le cambio versos por penas, porque intuyo y tengo claro, ¡las vueltas que da la vida!, que bajo los puentes del Sena de los que cambian de norte se duerme sin pasaporte y está mal visto llorar.

     Una vieja canción de Sabina me dio la idea y fue el hilo conductor de esta historia que hace bueno aquel dicho que a venir dice aquello de que "en una vida hay muchas vidas"


16 comentarios:

  1. El destino de los juguetes: cuando las niñas se aburren de ellos,los abandonan !! Muchas felicidades MANGINES, y que tu blog siga creciendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los juguetes rotos Beatriz. De esos que creen ser algo porque un día les pasó, sin que hicieran nada para lograrlo, el tren de la buena suerte por delante de las narices y como imbéciles supinos no supieron aprovecharlo. Gracias por tus felicitaciones. Intentaremos seguir creciendo aunque no es tarea fácil. Gracias por estar siempre ahí.

      Eliminar
  2. Ay, Mauro si es que en esto de la vida como del amor no nos queda otra que recordar siempre aquello que escrito con rubíes rezaba en la daga de Don Mendo: "Si hay que luchar no te enfríes. Si hay que matar…descabella"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Lo cierto es que del amor al odio hay solo un paso. Cuantos conocimos que parecían perder el aliento y hasta la vida bebiendo los zumos de su otra manzana y después, pasado un tiempo, la echaron sin remisión a la porqueriza de los cerdos. Por ello, uno siempre dice, que ni tanto, ni tan calvos. Todo con mesura y en su justa medida. Feliz año guapa y gracias una vez más por asomarte por el tragaluz.

      Eliminar
  3. Pero que bien escribes Mauro, deberías ser escritor. Un saludo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya quisiera yo ser escritor Ana y que alguien me pagara, aunque no fuera mucho, por ello. Sería para mi lo mismo que poder ser bibliotecario y vivir rodeado de libros y letras, un GUSTAZOOOOOOOOOOO, pero me da que es tarea complicada y difícil. Ademas, siempre lo fue. Que le pregunten sino al bueno de Cervantes. Un abrazo, feliz año y gracias por asomarte una vez más.

      Eliminar
  4. Fantastico relato amigo Mauro, no importa donde te hayas inspirado, lo importante son los ingredientes y a fe que lo has conseguido.

    Muchas de estas historias he visto por mi vida pasar, y tal y como lo cuentas, así ha sucedido y sucederá.

    Aunque la moraleja es bien constructiva, si de nuevo vuelves a resucitar, da gracias a Dios -o a quien tu conciencia te dicte-, que no hay nada mas bonito en esta vida que volver a renacer día día.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo que me inspiró la canción que suena de Sabina. Me gustan a mi las historias del desamor y desgarro. Lo cierto es que verdad es que son cosas que pasan mucho en la vida y que lo importante es resucitar y resurgir aunque sea tarea difícil en muchas ocasiones. Feliz año, para ti y para tu dama. Ya os vi en la foto que colgaste en FacebooK paseando por los mares y sus playas. Feliz año y gracias por tu perenne permanencia en este lugar de escritos.

      Eliminar
  5. Un precioso relato Maurito, eres un gran escritor, te lo dije en su dia, cuanto chiquilicuatre, pulula por ahí, creyéndose un gran escritor, que no te llega ni a la suela del zapato. Sigue escribiendo, para el deleite de los que te leemos, Gracias y un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me subas tanto a los altares, querida Victoria, que luego el hostión es mucho mayor. Yo seguiría escribiendo de por vida si encontrase un benefactor que me pagase digamos que treinta eurillos al día. Tampoco pido mucho, ¿verdad?. Más como no habrá de llegar te diré que seguiremos escribiendo siempre que la mente y el cuerpo anden sanos y lozanos. Gracias a ti y a tantos otros que me aguantáis y hacéis que esta tarea tenga un sentido. Feliz año amiga.

      Eliminar
  6. Hum...no es que no se lo haya buscado, no, se ve que la chica quería uno de esos amores que matan porque amores que matan nunca mueren, si no fue capaz de entretenerla se merece mucho más el banco del parque que el asiento en el café de Nicanor...

    Y yo por quéleyendo todo el rato he visto a Boyero con la cara de Mourinho? ¿Por qué?

    :D

    Feliz Año Nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que Sabinera se me vuelve mi apreciada damisela. Lleva usted razón. Si semejante patán no fue capaz con tanto viento a favor de abrir las velas y navegar, bien merece quedar varado en la isla como Robinson. Con todo lo que se le ofrecía menudo gilipollas..... Aunque, rizando el rizo, dicho no queda como era la señorita Romero. Igual lo escribimos algún día.
      Le has puesto la justa faz al personaje. ¡Que inquina le tengo a este portugues altivo, presuntuoso y se me antoja que hasta cobarde!. Gracias por estar siempre presente, (... que termino tan odioso) y hacer que esta tarea de la escritura sea un estimulo creciente para este escribidor de poca monta. Felicidad para ti y para los tuyos, amiga mía...

      Eliminar
  7. Esta, bien podría ser la historia de cualquiera, y cualquiera podría contar su historia de esta manera. Para mi es un relato cargado de desgarros pero con toda una mochila cargada de ilusiones y esperanzas por delante, aunque bajo los puentes de Sena ya no está mal visto el llorar.
    Para mi es uno de tus mejores escritos Mauro, así que te has merecido esta vez tres besos retorcíos y un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Pepillo. Hasta hace unos años lo de andar bajo los puentes del Sena era cosa mal vista y de miserables. Ahora, con la que nos está cayendo, tener un puente donde cobijarse es asunto hasta complicado. Es la historia de muchos. De los que todo tuvieron y nada tienen por los tumbos que da la vida, por la mala cabeza con la que vivieron o simplemente porque el vivir cotidiano se les descompuso sin saber como y porqué. Teniendo como base el genio de Sabina, (... veras como pida derechos de autor) tenía que salir algo bueno. Gracias por ser mi amigo y sostén en tantas y tantas ocasiones. Que sean cuatro besos retorcios los que viajen de vuelta a las jachas tierras y que el 2013, (... vaya número cabrón), no traiga, aunque lo dudo, mayores venturas.

      Eliminar
  8. Bello día

    Que los reyes nos concedan a todos el regalo de conservar la inocencia, la ilusión y la alegría de nuestro niño interno dentro del alma.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sería malo. Y menos aún con los miserables tiempos que estamos abocados a vivir. Un abrazo y gracias por haber parado en estos pobres andenes.

      Eliminar