Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

lunes, 30 de mayo de 2011

La veleta y el Botones.




     El munícipe  en esta ocasión no está sentado en el despacho. Muy al contrario se encuentra en la plaza del pueblo acompañado del alcalde Jose Antonio y de Cecilio que es el aparejador, el técnico experto en obras y construcciones. Les acompaña a su vez Angel Bravo, a quien todo bicho viviente en el pueblo apoda Botones, en honor, cree el escribidor entender, a largos años de oficio en los asuntos administrativos y de oficina, donde empezó siendo un muchacho y terminó jubilándose.
     Están absortos. Contemplativos observan, como elevan a las alturas la veleta que habrá de ondear en la cúpula del nuevo edificio del Ayuntamiento, el que acaba de inaugurar en fechas cercanas el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono. Este asunto de la veleta es una cuestión perseguida con denodado encono por el mencionado Botones. Desde la puesta en macha del consistorio no ha parado de insistir al alcalde y concejales que un ayuntamiento sin veleta es como un jardín sin flores. Así que ante la insistencia del susodicho y sometido el asunto a debate, se llegó a la conclusión de que la idea era aceptable y presto se encargo al artesano correspondiente la elaboración del artilugio que habrá de mostrar, con exacta precisión, de que punto cardinal nos sopla el aire que corre por los rincones del pueblo y sus moradores.
    Terminados pues quedan en un par de horas los trabajos y ya ondea lozana y bella la veleta contra el viento, aposentada en las alturas. Así, la cohorte de curiosos que miraban y comentaban el izado del armatoste se empiezan a encaminar, unos a su casa a comer el diario sustento y otros menos precipitados al bar, a tomarse unas cervezas fresquitas. Es entonces, cuando en un aparte, el inventor de la idea, se dirige a este pobre munícipe para instarle a que brevemente y en corto plazo, componga una poesía, una oda que glorifique y exalte al aparato giratorio. En una primera instancia permanezco embelesado, y atónito me pregunto si será cierto lo que mis sentidos intuyen; la certeza de que este hombre me pide, quedándose pancho y tranquilo, que me saque de la chistera una lirica composición al trasto volátil, cual si de una enamorada doncella se tratara.
     Puede imaginar el lector, que como se suele decir, largas le doy al asunto, a la vez que argumento la complejidad de la cuestión y así uno por un lado y el otro por el contrario, nos damos la despedida y a otra cosa mariposa. Nada que reseñar habría de no ser porque a la mañana siguiente, al subir la escalinata que conduce al consistorio, lo encuentro cual guardia suizo a las puertas del Vaticano, a la espera de mi llegada. Me hace entrega solemne, con explicaciones y detalles incluidos, de una nota donde esboza y da pinceladas de los hilos compositivos del poema que haga alabanza a la veleta y haciendo que me sienta como ratón entre gatos, he de admitir que comprendo que no hay escapatoria, que no tengo mas solución, ni pertinente medida que acometer el encargo con premura y dedicación, so pena de quedar chiflado, ido y sin solución. Con el paso de los días nada viene a la cabeza y engañar debo al padre del instrumento, diciéndole que estoy en ello, cuando las musas huidizas no pasan por mi cabeza.
     Han pasado días, tal vez semanas, cuando observo el diario trajín del pueblo y sus moradores a través del balcón del consistorio y es entonces cuando traslado mis ojos miopes a la veleta, que está justo encima de mi cabeza, dándole vida a la idea que habrá de satisfacer, complacer y hasta gustar al buen amigo Botones.

                                                                  
                                                                  

Mirando desde la altura, el lento pasar del tiempo
viendo como cada día, corre la vida en el pueblo
                     de  como unos se casaron y otros se han ido muriendo
                     y ahora corren por la plaza, los que hace poco nacieron.
Altiva sobre el tejado, ve conversar a los viejos
de recuerdos y añoranzas, de tiempos que no volvieron
a “ Jaito” recordando, sus tiempos de sartenero
y en la puerta de su casa, mira el  “Botones” al cielo
observando negras nubes, que amenazan aguacero
lluvia sobre los tejados, barro sobre los barbechos.
También contempla altanera, quien llega al Ayuntamiento
quien sube las escaleras, quien dobla por las esquinas
el Clio del “ Colorin ”, el puro del  “Gasolina”
los portales del Mercado, la gente que va a Correos.
Y arriba como un guerrero, luchando contra los vientos
ve pasar parsimoniosos, lentos días discurriendo
el  “Patito” con su cine, Javi en la carnicería
Jesús que va a la Campana, Pedro ”El Charreto barriendo.
Al cartero y sus seguros, Isaito y los helados
el Alcalde con el Rover,  “Pote” la carne vendiendo
en el fondo, de un plumazo, la vida yendo y viniendo.
Nacida por el tesón de “El Botones” Angel Bravo
enclavada en las alturas por Santiago Ruiz “Chipena”
fue creada entre las manos de Andrés Muñoz “Colorin”
siendo Alcalde de la villa, el que apodan “El Bajillo”
estos versos le compuso  el nieto de  “Santiaguillo".



      A quienes sois del lugar poco hay que añadir, porque a todos los reseñados habréis de conocer, aunque algunos tristemente ya nos han abandonado. A los foráneos de la villa, poco habrá de importarles quien es cada cual sin conocerlo; simplemente decir que fue un retrato de lo que vi y también  imaginé en aquel momento maravilloso, cuando al fin me vi aliviado de la carga que sin quererlo, ni buscarlo soportaba. ¡Son las cosas de la vida y sus asuntos!.

8 comentarios:

  1. Bonito sucedido que da fe de la historia íntima de un pueblo, esa historia de hechos pequeños pero no menos importantes, porque son vivencias diarias de vecinos, que la mayor parte de las veces no trascienden. Pero son historia.
    Algún día comentaremos algunos de mis sucedidos en el Ayuntamiento.
    Bonita historia, vive Dios.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena historia Mauro, sigue así, que siempre es bueno que alguien se ocupe de contar lo que ocurre en su localidad, y tú lo haces estupendamente. Un saludo.
    las recetas de manans

    ResponderEliminar
  3. Supongo que el botones estará encantado :D

    Se percibe mucha ternura socarrona y dulce. Es muy bonito.

    Cuídese el ala, nieto de Santiaguillo, yo tampoco estoy pa´muchas alegrías porque el tiempo se encoge y se me escurre entre los dedos...y hoy, que por fin tenía una horita entera para mi sola me han llamado las gladys cecilias de movistar y me han puesto la cabeza como un bombo...(yo fui teleoperadora, casi cuatro años, ni pidas a quien pidió...)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ...Bueno, pues para no ser algo que tenías programado de hacer, te quedó una poesía chula dándole vida a esa veleta que sigue viendo el pasar de los años, y como bien dices, ya hay muchos de los que mientas que han pasado ya a mejor vida.
    Me encantan estas historias donde los protagonistas son la gente normal y corriente del pueblo y en donde, gracias al continuo cansineo, en este caso del "Botones", te persuadió de honrar la eterna memoria de la veleta del Ayuntamiento.
    (Peor me fue a mi que le tuve que hacer una poesía a la papelera de la clase, aunque estoy seguro que tu le habrías sacado mucho mas partido).
    Un abrazo, con un brazo de tu amigo Pepillo.

    ResponderEliminar
  5. @Juan Carlos
    Bien sabes tu, de lo vivido y experimentado tras las paredes del consistorio santacruceño. Encima su ilustrísima desempeñó su labor estando aun en pie el vetusto edificio anterior, por el que debían correr hasta con cadenas, los fantasmas del pasado y de aquel presente convulso con las andanzas de Antonio Cobos y el secretario Don Pedro. Esa historia da para cuatro tomos y algún día, cuando me abandone mi supina perrería escritora, verá la luz aunque sea sin taquígrafos. Veo que te has "cambiao" de pueblo en el desempeño de tus quehaceres laborales. Que te vaya bonito, aunque no dudo de que pronto harás patria. Un saludo y gracias por asomarte al rincón de la factoria.

    ResponderEliminar
  6. @Alma

    Tengo un amigo que a las señoritas teleoperadoras, por aquello de que ahora suelen ser todas de habla hispana, las denomina "mimosas", por aquello del trato dulce y cansino que te pone de los nervios desatando un afán incontenible de romper el teléfono en mil pares de pedazos. Yo creo que las colocan adrede, con la única intención de que te canses y abandones reclamaciones y peticiones. El Botones, que debe de tener mas años que Matusalem, fue un agradecido defensor de aquel poema, que siendo sinceros no pasará a la historia de la poesía, pero la verdad, poca ma sustancia se podía sacar del hecho relatado y acontecido. Un abrazo, con un solo brazo. Besos

    ResponderEliminar
  7. @Anónimo
    No estaría mal eso de convertirse en cronista del reciente pasado santacruceño. Solo ocurre que mi memoria siempre fue pobre y escasa y por ello,justo es reconocerlo, junto y pego donde las musas abandonaron mi recuerdo. De todas maneras continuaré con el empeño. Gracias por asomarte a esta humilde fábrica de relatos y sentimientos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. @José Testón Marín
    No sabía yo de la existencia de esa poesía a la papelera, mas debe ¡Vive Dios!, mandar huevos la composición, por lo que no dudo que la veremos plasmada por estos aires internautas. Ya conoces al Botones; buen hombre, recto y cabezón hasta la enésima potencia, hasta el punto de hacer que por no oírlo,me devanara los sesos pensando que oda componerle al aerostático armatoste
    y aunque, como le comento a Alma, no será composición que pase a los anales de la poesía contemporánea, si me que da la ilusión del deber cumplido y del favor realizado. Un beso, hoy en los morros, y punto.

    ResponderEliminar