Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

sábado, 21 de mayo de 2011

Nuevamente a galopar, hasta enterrarlos en el mar.

     La tertulia se desarrolla en Radio Nacional. Los tertulianos, en un ambiente distendido y relajado, comentan con una nota de sarcasmo el eco de las protestas que en la Puerta del Sol madrileña y en las plazas de otras ciudades del suelo patrio, están apoyando millares de españoles bajo el lema contundente que dice: DEMOCRACIA REAL, YA. Los señores enunciados disertan y opinan, (es cosa que suelen hacer habitualmente y hasta el empalago en todas las cadenas de radio y televisión que tengan a bien pagarles por escuchar sus repetitivas disertaciones), sobre algo que a todas luces, así lo intuye el escribidor de estas líneas, les viene largo y como de pasada y que gustarían a buen seguro de obviar, si no fuese porque es noticia de primera plana. Piensan, y así lo exponen y comentan, que el asunto en cuestión será flor de un día, asunto banal y pasajero que se habrá de esfumar como el humo en el olvido.

     No olvidan, pues no es cuestión que deban obviar, que sus excelsas personas vivieron más crudos momentos de lucha en la epoca que les tocó vivir y exponen, con pelos y señales, como no les eran brindadas las oportunidades que aún con las dificultades presentes, ofrecidas son en bandeja a los díscolos manifestantes, mientras entre risas y chanzas comentan, aludiendo claramente a uno de los cabecillas de la revuelta, que no hay nada mas burgués, que un abogado opositando. ( .. no consigo entender el porqué). En estas y otras gilipolleces, andan perdidos, cuando el presentador da entrada a una oyente del programa que dice llamarse Cristina.

     Lo que acontecerá a continuación es un brillante alegato a favor de la dignidad del ser humano, a la defensa del sagrado valor de creer en algo, aunque sea tan intangible como la utopía. Serena, reposadamente, con exquisita educación y una oratoria que para ellos quisieran muchos señores diputados, explica como a niños del parvulario, que no solo es gente joven ( … dice tener cuarenta y seis años) quien protesta echándose a la calle. Allí se han congregado todos los que están hartos de la inoperancia de banqueros, políticos, empresarios y otros especímenes pertenecientes a esta caterva, que viven en jaulas de oro, abstraídos en su mundo de acomodadas poltronas. Después, para dar buen remate a la faena, señala que lo verdaderamente vergonzoso es que en un programa de la radio pública, financiada con el dinero de todos, tengan cabida semejantes personas y personajes, mientras les hace ver que no es este, modelo de sociedad que tanto defienden, aquel por el que lucharon padres y abuelos, ese que entre unos y otros, están barriendo de la faz de la tierra, enterrando en el fondo de los mares, valores que eran sagrados.

     En honor a la verdad digo, que personas como Cristina, me ayudan a seguir creyendo que no es esta una sociedad muerta; que aún sigue habitando entre los mortales el deseo justo de hacer un mundo mejor. Y digo también que se me remueve el ser cuando veo a esa marea humana unida bajo un mismo lema, que solo viene a pedir que se instaure de una vez por todas la cordura y el entendimiento, para que tanto volandero vividor del cuento chino, ponga los pies en el suelo y tenga clara conciencia del mundo que ofrecen para vivir a la inmensa mayoría de pobladores del suelo patrio, ese que ha pisado, y de que manera Dominique Strauss-Kahn, sacrosanto Dios de las finanzas que debía creerse intocable, siendo, como parece ser, una olorosa flor de estercolero.


                            
                             Cristina







6 comentarios:

  1. Yo lo vi en un enlace del facebook...cuando llegaron a lo del abogado que opositaba me entró un coraje...ahora intentar ganarse la vida es ser burgués, lo que no es ser burgués es ser tontuliano, parece, eso no, ser tontuliano y pontificar sobre todas las cosas de las que uno no tiene ni puta idea no es burgués...grrr. Entonces llegó ella :) y los puso en su sitio, y cuando terminó de hablar a mi estuvieron a punto de saltarseme las lágrimas, de verdad que me emocioné :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Por partes como dijo Jack el Destripador:
    Se supone que la finalidad de una radio pública es ofrecer calidad e imparcialidad, la que no ofrece la radio privada sujeta a los dictados del mercado y de sus respectivas líneas editoriales, estos señores, grandes profesionales deberían debatir como eruditos sobre los antecedentes, las causas y las posibles soluciones de las cuestiones planteadas, y no cotorrear cual tertulia de sobremesa chinchorreril y vanal, así las cosas dimisión inmediata del responsable de programación -utópica-, ya que aquí nadie se va -al menos con las manos vacías- si acaso se le invita a salir con un jugoso retiro -por los servicios no prestados, que manda narices, el mundo al reves-, en esto enlazo con la naturaleza humana, si el opositor, indignado hubiera aprovado la oposición hoy se manifestaría por la bajada de su sueldo, no perdamos la perspectiva, el ser humano, en su gran mayoría suele ser egoísta y mas aún en estos tiempos de la sociedad del consumo, donde prima lo material y todos estamos un poco anestesiados con nuestras pequeñas vidas y problemas, hipoteca, letra del coche, pago de tarjetas a principios de mes, etc, se nos escapa la esencia, pues estamos en estas luchas vanales.
    La clase política es una casta y lucha y luchará por sus prevendas, hasta que sea eliminada como tal -mediante leyes, tal y como se crearon las mismas- y se termine con el político profesional, y se de paso al político altruista que se preocupe de sus semejantes por simple responsabilidad y filantropía.
    Respecto a la manifestación de indignados, es un plagio de lo que sucedió en Egipto, pero cuidado, hay que comparar reivindicaciones y las reivindicaciones son odiosas, mientras la gente buena seguirá buscandose la vida, emigrando, sin esperar a que les resuelvan sus problemas por el mero hecho de protestar. Si se quieren cambiar las cosas que se organice una iniciativa legislativa popular, bien estructurada, en la que se inste a la casta política a cambiar las leyes y que delante de las cámaras expliquen sus motivos para no adoptar la ley que se les proponga, ¿porqué no se plantea esto?, quizás la manifestación sea un fin en sí misma, me duele por las personas de buen corazón, pero mi sincera opinión es esta que expongo, nada nuevo bajo el sol. Saludos amigo Mauro, quizás algún día comparta un vino contigo.

    ResponderEliminar
  3. @Anonimo
    Nada nuevo bajo el sol, no hay ninguna novedad. Y es cierto anónimo amigo. El mundo se sigue moviendo dentro de las mismos parámetros de hace mil años. Cuando leo las poesías del Arcipreste de Hita refiriendoso al poderoso poder del dinero y las traslado a estos tiempos que nos han tocado en suerte, no tengo por menos que pensar que cambió poco el cotarro. De cualquier manera se me antoja complicado que un politico lo sea de una manera altruista. ¿te imaginas a estas gentes trabajando sin suntuosos sueldos y prevendas?. Por otro lado sería complicado encontrar a gente dispuesta a dedicarse a esta vida sin recibir nada a cambio, cuando además se asegura, que en este pais de nuestras entretelas la clase gobernante cobra sueldos míseros por su trabajo. Yo abogaría por que cada cual, politicos, empresarios, sindicatos y demas caterva cumplieran con le que encomendado les fué, y a quien se salga de la senda, a su puñetera casa, ya que es inadmisible ver como una panda de chorizos deciden y dictan sentencia, política o económica, sobre los hombros de la clase mas desfavorecida. Un saludo, amigo desconocido; ¿o eses tal vez amiga?
    ¿Rigoberta?. Pudiera ser que pudiera. Gracias por asomarte a mi ventana.

    ResponderEliminar
  4. @Alma

    Eso te ocurrio, porque aún te quedan sentimientros dentro. Por que te enoja la injusticia, porque te hiere la presuntuosa condición de quien todo lo tiene, y carece de la empatía de ponerse en el lugar del que está enfrente de sus narices. Esa mujer tuvo lo mas importante que puede subsistir en el fondo del ser humano. Algo que te hace ser fuerte y levantar la cara cundo intentan vejarte como si de un vil gusano se tratara. Se llama DIGNIDAD, y hace tantos años que es incondicional amiga y compañera de quien esto te escribe. Sin ella no sería nadie. Un abrazo envuelto en papelillos de felicidad, aunque hoy quede enturbiada viendo el cielo sobrevolado por millares de gaviotas, (... ¿que habrá hecho este pobre bicho volandero para servir de anagrama del partido derechero?).

    ResponderEliminar
  5. La verdad, Mauro, es que esta mujer expresa un sentimiento que ya es común en mucha gente. Esta clase política que tenemos está haciendo que perdamos la fe en como están haciendo las cosas. Pero hay que seguir creyendo en las personas.
    En cuanto a las gaviotas, no te preocupes, también se merecen una oportunidad de volar y estos "capullos", seamos sinceros, se lo han puesto a huevo.
    Un abrazo Maurito.

    ResponderEliminar
  6. @José Testón Marín
    Al enemigo, ni agua, decía el dicho y yo que quieres que te diga, lo asevero. Tengo claro que con mi clara convicción de izquierdista, que no necesariamente del PSOE, en los tiempos en que vivimos, dominados por la banca y el poder empresarial, de poco sirven las ideas. Pero aún así dos cosas las tengo claras. Una: creo en lo público, sobre todo en los servicios que el estado ha de ofrecer el ciudadano y también creo en que se debe impartir, aúnque sea en dosis pequeñas como el cianuro, la justicia social y eso solo lo hace la izquierda aunque sea decoloreada, porque estos pajaros gaviotos, dueños de todo y de todos, lloran cuando les vienen mal dadas, aun con el bolsillo lleno de las rentas anteriores y se lucran a la primera ocasión. Y entonces no reparten amigo, siguen estrujando el cuello de aquel que les da sangre y vida. Y de eso tu, desgraciadamente, sabes algo. Un abrazo.

    ResponderEliminar