Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

lunes, 14 de febrero de 2011

... llegar a viejo.

    ... si no estuviese tan oscuro a la vuelta de la esquina o simplemente si todos, descubriesemos que todos, llevamos un viejo encima. (Joan Manuel Serrat.)

 A veces me da por pensar que el camino se estrecha, tornándose escaso el tiempo que queda de estar disfrutando de la serena placidez de este convento, que más pronto que tarde habrán de llamar a mi puerta realidades hasta ahora ajenas e impensables en los oscuros recovecos de mi querido cerebrito. . ¿Qué son veinticinco o treinta años en el corto devenir de la vida?; una insignificancia que ha de pasar como soplo de aire fresco en tarde de Agosto. Sin que apenas me dé cuenta de que el tren de la existencia se acerca inexorablemente a su preestablecida meta que no es otra que el final, sea cual sea, de un camino en el que cada vez hay menos luces mientras el corazón se siente paulatinamente más acobardado. Y el miedo, que nunca jamás asomó, irá haciendo mella en mi ser, porque aunque no quiera hacerlo y lo sienta como algo lejano en la distancia, me niego a preguntarme como habrá de ser el día, si ha de llegar, en que deje mis enseres, la casa que me cobijó, mis libros y discos,  todos los pequeños retazos que compusieron el puzle de mi vida, para partir hacia uno de esos maravillosos “hoteles de cinco estrellas” donde apartan como en un güetto a todo el ganado sobrante; cárceles del alma de lujo aparente donde los padres quedan presos y los hijos marchan con la “conciencia tranquila” y la falsa convicción de que dejaron a sus progenitores en buenas manos.
     Ante todo me cuesta aceptar que mi libertad sea coartada, que todo lo que haya de hacer en el día a día sea preestablecido, que no veré mis calles ni hablare con los pocos que aun me sean conocidos, que el suelo de las aceras que recorrí desde niño no sentirá el eco de mis pisadas. Mas todo es una hipótesis, puede que esto jamás ocurra, que el calor del añorado hogar me cobije y arrope hasta el postrero suspiro existencial, que cuando lleguen esas últimas jornadas el peso del cansancio acumulado a lo largo de los años y las maletas de tantas derrotas solo sean una carga de experiencia, batallitas que contar a los nietos sin ningún regusto amargo, pero me queda la duda que como decía Borges, es uno de los nombres de la inteligencia.
    Y que decir más, si ni soy adivino, ni por supuesto se lo que ha de esperarme; seguiré viviendo plácidamente, comiendo y bebiendo lo que buenamente pueda, disfrutando de los dones que la vida me vaya asignando y después con el paso de los años aunque salga el sol por Antequera, que salga, si ha de salir por “doquiera”.

5 comentarios:

  1. Lo más importante está aquí tiene mucha razón Francisco cuando dice que hay gente que es vieja de nacimiento ;-)
    Cuando llegue el momento yo también quiero decir eso de "no me jodáis"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Amigo Mauro: A veces pensamos en la niñez o en la vejez desde nuestra cabeza de adultos. Y nos equivocamos siempre: Ni el niño es, ni siente lo que pensamos los adultos que piensa, ni el anciano.
    Ambos viven confiadamente el momento presente y disfrutan. Somos los adultos los que desperdiciamos el presente por las añoranzas del pasado o los temores del futuro.

    Me ha gustado tu blog. Un saludo afectuoso para tí y para Almalaire

    ResponderEliminar
  3. Estupendo relato amigo Mauro; es una realidad magistralmente descrita: la sensación que acompaña la llegada inexorable de la vejez en el lujoso ambiente de las que tu llamas "cárceles del alma"; Dios me libre de tener que abandonar mi amado terruño para ser encerrado en esos "hoteles de cinco estrellas, de lujo aparente".
    Efusivo abrazo y felicitaciones por el blog.

    ResponderEliminar
  4. Me quirto el sombrero querisdo amigo.A mi tambien me asaltan esas dudas , esos miedos , pero decido pensar y concentrarme en el ahora.
    Un fuerte abrazo querido amigo .
    Namaste

    ResponderEliminar
  5. Lo que ha de venir... vendrá, pero recurro a una de tus frases: Cuando lleguemos a ese río, hablaremos de ese puente. Estaremos pendientes como mucho de mañana puesto que el futuro es incierto.

    ResponderEliminar