Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

jueves, 21 de octubre de 2010

... dicen, que se aburren.

     Estoy tumbado plácidamente, en una hamaca de plástico que unos ciudadanos ingleses me han cedido con suma cordialidad.  Cuando me preguntan la diferencia entre la forma de comportarnos, mentémonos todos y sálvese el que buenamente pueda, de los españolitos de a pie y el resto del mundo siempre lo tengo claro. Nosotros somos del ande yo caliente y ríase la gente o mejor aún del que venga después que arree, así que si vemos a esta pareja que se marcha de la playa y cede amablemente su tumbona, que ya tiene pagada, al primer calvo barrigoncete que aparece en el horizonte, sin más paliativos le tildamos de imbécil y tonto. 
     Agradecido y porque no decirlo, sorprendido por tan encomiable conducta, oteo apaciblemente el horizonte y contemplo el entorno que me brinda este rincón de la costa granadina llamado La Herradura, cercano a Salobreña y de una belleza deslumbrante. Observo a mis hijos que corren como pueden, estas playas están llenas de piedras y pierden por ello gran parte de su encanto, a lo largo de la raya que dibuja la tierra al unirse con el mar. No hago nada, solo observar, ver, masticar el aire que periódicamente demandan mis pulmones y me pregunto absorto, como tantas otras veces, como puede haber quien asevere que se aburre, porque digo yo, con la poca sabiduría que soy capaz de atesorar, que si alguien asegura que no sabe que hacer con su tiempo y  persona, bien sea en vacaciones, días libres o llegada esa merecida y anhelada jubilación que lo queramos o nó, llegará irreversible, no tengo por mas que pensar, y perdonen los lectores la inconveniencia, que este hombre o mujer es tonto de remate. Porque digo yo, que a largo de toda una vida, en la que tantas veces hacemos por obligación lo que nos deseamos, o somos incapaces de encontrar aquello que tanto anhelamos, debiéramos tener la clarividencia y sabiduría de indagar en nuestros adentros y cultivar con desmesura aquello que nos gusta y amamos. Solo así, llegado el tiempo de no tener que hacer nada obligados, seriamos capaces de hacer todo por nada.
   

1 comentario:

  1. Es verdad amigo Mauro. Yo creo que la cuestión está en disfrutar de lo que en ese momento estés haciendo. Cambiar de rutina nos ayuda sin duda a conseguir esos momentos únicos que no queremos que se nos escapen. Para todo hay que tener estilo, hasta para perder el tiempo. Pero no hay que esperar a disfrutar cuando seamos mayores porque como dice Serrat.
    Si el alma se apasionase,
    el cuerpo se alborotase
    y las piernas respondiesen...
    Así que por si acaso esto no pasa es ahora cuando hay que apasionarse y alborotarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar