Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

lunes, 9 de marzo de 2015

Yo no podría vivir sin ti .....





     El día en que publiqué un relato de homenaje a mi querida madre hubo quien me pidió, y no le faltaba conciencia y razón, que por dignidad hiciese lo mismo con mi apreciada hermana del alma. Y fue este asunto que fui demorando a la espera de que llegara el momento de un fatal desenlace previsto y no deseado durante años porque solo entonces podría relatar, de forma cumplida y precisa, lo que era una total dedicación, en cuerpo y alma les puedo asegurar, de días, meses y años hacia la persona que le dio la vida. Y llegado ese momento, que no deseaba y que  a su vez pedía a Dios que fuese liviano sin que al final, al menos en ese sentido, mis plegarias obtuviesen respuesta me encontré vacio, desolado y sin fuerzas. Y fue entonces, ahí si me debieron echar una mano desde las alturas, cuando ella, mi querida infanta de los lloros, apareció con esta sentida joya que ahora les ofrezco y que nunca jamás este humilde servidor de ustedes hubiese podido ni llegar a imaginar. Después pensé que foto era merecedora de acompañar tan sentido homenaje y no dudé al escoger una que había tomado algún tiempo antes de que mi madre partiese hacia el país de nunca jamás y que había sido tomada una mañana, a bote pronto y sin pensarlo. Y la escogí, a pesar de que much@s que la conocieron la encontraran irreconocible, porque les puedo asegurar que me inspiraba, y me inspira, tanta ternura que no puedo evitar que velos de agua cubran mis ojos cada vez que la contemplo.
  
        Con motivo del 14 de Febrero, más conocido como el día de San Valentín, nuestra profesora María nos propuso realizar un nuevo trabajo, en el que cada uno de nosotros teníamos que escoger una canción de amor que nos transmitiese algo importante.
       Yo escogí la canción titulada Yo no podría vivir sin ti compuesta por el cantautor Joan Baptista Humet en 1982.
     La mayoría de las personas entienden que el 14 de Febrero es el día de los enamorados, pero ¿Sabéis una cosa? Se puede estar enamorado de muchas personas, incluso se puede estar enamorado de algún lugar o enamorado de algo como la música. Por ello yo os voy a hablar de un tipo de amor que no es el típico amor de pareja, sino el amor de una madre a un hijo, de una persona hacía otra que lo da todo por ella y por su bienestar. Os voy del amor de mi abuela hacía mi tía.
       Bueno, esta canción es una canción que llevo escuchando desde pequeña porque mi padre me la ponía. De pequeña no me paraba a pensar en la letra, no me paraba a pensar ¿Qué estará diciendo? Sin embargo, hace unos días decidí crear una lista en Spotify a la que titulé “Recuerdos de papá” en la que he ido introduciendo distintas canciones que a lo largo de mi vida me han marcado y que mi padre me enseñó. Entonces, añadiendo canciones a la lista mi padre, me acordé de esta y volví a escucharla. Cuando terminé, me di cuenta de que lo que siempre había canturreado de pequeña sin conocer su significado era una historia de amor preciosa en la que una persona que no puede valerse por sí misma agradece de todo corazón a quien está cuidándola lo que hace por ella porque aunque no puede comunicarse con una mirada es capaz de decirle todo. Voy a hablar de esta canción y de todo esto porque yo he vivido un caso parecido desde muy cerca, porque he tenido una abuela sentada en un sillón durante años. Una abuela que cayó en una depresión que hizo que su vida fuese menguando poco a poco; hubo un momento en el que sus piernas dejaron de responderle, hubo un momento en el que empezó a olvidar cosas, un momento en el que ya no podía comer sola, pero ¿sabéis que? En ninguno de esos momentos mi tía le faltó. Mi tía la cuidaba día y noche, le preparaba su plato de comida, se lo daba, la vestía, la lavaba…hacía todo aquello que mi abuela ya no podía permitirse hacer.
     Cuando yo iba a casa de mi abuela observaba como mi tía con todo el amor del mundo se encargaba de ella. A decir verdad, creo que nunca he visto a nadie tratar a otra persona con tanto cariño como ella lo hacía. Y entonces veía como mi abuela la miraba con unos ojos llenos de amor que lo decían todo porque aunque no podía expresarse bien, sus ojos hablaban por si solos porque como bien dicen: Los ojos son el reflejo del alma.

     Por ello quiero que escuchéis esta canción, porque es la canción que si mi abuela hubiese podido, le hubiese dedicado a mi tía:










     Casi todo lo que dice está canción me recuerda a mi abuela, porque ella no habría podido vivir sin mi tía. Por eso, esté donde esté, esta siempre será su canción.
    Y a raíz de todo esto recordé una carta que un día mi padre encontró en internet  y que le gustó tanto que decidió recitarla añadiéndole la banda sonora de la Lista de Schindler, una película que ha visto tantas y tantas veces y que tiene pendiente volver a ver conmigo. Esa carta narra las palabras de un padre a su hijo, en las que le pide paciencia, cariño y comprensión conforme a su avanzada edad, le pide que le cuide tal y como hizo él cuando era pequeño. Es una carta que me pareció que toda persona tendría que escuchar, al menos, una vez en su vida. Por eso, hoy, la he traído hasta vosotros. Es cierto que es una carta triste, pero está llena de verdades y amor.



                
                  


     Con esto, solo quiero que recapacitemos. Para que en un futuro, seamos capaces de cuidar de nuestros mayores como ellos día a día han hecho con nosotros. Porque les debemos todo, les debemos lo que somos hoy y lo que seremos mañana. Porque ellos nos dieron la oportunidad de vivir. Y nosotros, tenemos la oportunidad de aprovecharla.







20 comentarios:

  1. Amigo Mauro, creo que debes sentirte muy orgulloso de -como tu le llamas- la Infanta de los Lloros. En ese relato cuenta algo que ha le ha empapado desde niña, el cariño y el amor de una madre hacia sus hijos y viceversa, y eso querido amigo, es para estar muy orgulloso. En esta putrefacta sociedad donde parece que ya no caben los sentimientos, siempre asoma como flor entre lodazales algo que nos de esperanzas, de que no se pierda esta generación en puras banalidades, y ahí en tu propia casa has tenido la suerte de encontrar la mejor respuesta. De bien nacidos es el ser agradecidos. Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que me siento orgulloso Pepe. Mas que nada, de comprobar que reúne valores y sentimientos, algo esencial en un mundo que empieza a carecer, como bien dices, de estos manjares. Un gusto encontrarte por estos lodos. Y un cordial abrazo.

      Eliminar
  2. Pues me ha quitado el comentario que te dejé. Lo siento tanto!
    Cordiales saludos, Mauro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al no saber lo que comentaste, difícilmente te lo puedo contestar. Saludos de vuelta Beatriz ...

      Eliminar
  3. Precioso relato. Tuve el honor de leer el original, puesto que la protagonista del mismo - orgullosísima por cierto - nos llevó a casa para compartirlo con nosotras. Lo leí en voz alta, y la emoción se apoderaba de nosotras. Al final mi hermana Pilar terminó llorando, pues es conocedora muy directa, -por las conversaciones diarias que mantienen - de su abnegada labor, y por el mutuo aprecio que se tienen. Felicita a la autora, y os felicito a vosotros por el resultado de vuestra cosecha. Como dije por ahí, de tal palo... tal chichón! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quisiera yo que el chichón fuese más gordo que el palo o lo que es igual, y da lo mismo, que la infanta recorriese los caminos que su progenitor no anduvo. Unas veces por desidia y dejación a edades tempranas nada preocupa, y otras porque la vida nos me dejó hacer lo que verdaderamente me gustaba. Ciertamente, y en verdad, nos sentimos muy orgullosos de ella. Esperemos que el arbolito siga creciendo derecho. Gracias por llamar a esta puerta una vez más...

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Y escueto comentario que, una vez más, se agradece, amigo.

      Eliminar
  5. Amigo Mauro: tu "Infanta de los Lloros" seguramente es tu mejor obra y tu mayor tesoro.
    También sospecho que debe de ser la mejor imagen que te devuelve el espejo cuando te mires en ella.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acertaste en todas tus apreciaciones, amigo Luis. Aunque veces me pregunto si es bueno o malo ese afán de querer ver realizado en nuestros hijos lo que no fuimos capaces de llevar a cabo nosotros. Tal vez es una pesada carga la que sin quererlo les imponemos. Por lo demás, contento y satisfecho. Gracias por sentarte a la mesa. Se te aprecia...

      Eliminar
  6. Virtudes García López11 de marzo de 2015, 10:15

    La infanta de los lloros sabe llegar al corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sensible y, muy importante Virtudes, está dotada del don de la empatía. Ese que nos lleva,a quienes tenemos la suerte de poseerlo, a ponernos en el lugar de los otros. Gracias por pasar por estos andenes...

      Eliminar
  7. Y se nos van, y no pasa día sin que los echemos de menos, y crees que con el tiempo será mas fácil, pero no es así.
    Un relato lleno de nobles sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor, Ines, es la sensación de que, poco a poco, te vas quedando sin referentes. Gracias por sentarte a esta humilde mesa....

      Eliminar
  8. Mauro no decaes, tus relatos son buenos siempre, saludos Miguel Mateo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre Miguel!, que alegría verte de nuevo por estos lugares. No creas, que si he decaido. La verdad es que ando con el ánimo por los suelos. Además, en esta ocasión, el relato es de mi hija a quien por suerte también le gusta el asunto de darle a la pluma. A ver si levanto un poco el vuelo, que empiezo a verlo difícil, y vuelvo a inventarme historias. Lo dicho, un gusto recibirte...

      Eliminar
  9. Gracias por compartir tan bellas evocaciones !

    ResponderEliminar