Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

sábado, 11 de junio de 2011

Del pasado tangible.


      Cuando, cada vez con menos intervalos de tiempo,me remonto al lejano  discurrir de mi niñez, siempre me vienen a la mente los días, semanas, meses, años en conjunto que pasé siendo tierno infante en Las Virtudes. El transcurso de los veranos, que por aquellos entonces recuerdo tórridos y bochornosos, con un sol que amenazaba con derretir sin piedad las piedras, se me antojan infiernos comparados con los de ahora; evidentemente carecíamos de las excelsas comodidades de hogaño y los aires acondicionados eran artilugios desconocidos y como de otras galaxias.
   La siesta era asunto de pijama,orinal y padrenuestro,que diría Camilo José Cela,o dicho de otra manera cuestión que había que tomar con calma y sin precipitación.Cuando observo,en nuestros presentes tiempos, las prisas con que nos movemos los actuales pobladores del planeta, esbozo una sonrisa y recuerdo la vida de antaño, sin colesterol ni triglicéridos y eso que no soy de los que piensa como Jorge Manrique que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero campaba la tranquilidad y el stress, tan usual en el actual vivir cotidiano, era asunto desconocido y la vida discurría placentera, botijo de agua fresca a la sombra resguardado y sartén de gachas con torreznos en la lumbre cocinada. 
     Digo que era entonces, en aquellos años que perdidos parecen en la memoria de los tiempos, cuando aprendí a amar este paraje manchego; los veranos ya os he dicho como eran; los otoños llegaban inmisericordes una vez que pasaba el 8 de septiembre, día de la patrona, que marcaba con la exactitud de un reloj suizo el comienzo de las clases, la vuelta a las añejas aulas del saber franquista, a las sonoras hostias sin consagrar, que nos daban de regalo en el colegio de las madres concepcionistas. 
     La semana era larga y el aprendizaje arduo, pero llegado el viernes, viajaba en el pequeño utilitario de Antonio Laguna, un seiscientos gris con el techo negro, por la serpenteante carretera camino de Las Virtudes y no puedo evitar ,cuando han pasado mas de cuarenta años, recordar en blanco y negro aquel tiempo, dedicarle unos minutos del placentero presente, porque yo no quiero volver en la máquina del tiempo hasta aquella época perdida en la memoria, aunque digan algunos pertinaces agoreros, que mientras disfrutan de los beneplácitos que nos da el presente, que con Franco se vivía mejor, digo yo y clamo por que se cumpla, el que alguien los devuelva por periodo indefinido a esa epoca ancestral, donde a falta de cuartos de aseo hacíamos las necesarias necesidades entre pollos y gallinas y limpiábamos nuestras posaderas con hojas manuscritas de papel de periódico atrasado.



11 comentarios:

  1. Ay, que bueno Mauro. Me has hecho recordar mis veranos infantiles en el pueblo. Mis padres compraron una piscinita de goma de esas de hinchar a morro y la llenábamos con agua del pozo que estaba helada. Total que después de esperar a que se hinchara, se llenara de agua, se templara el agua al sol y de hacer la digestión, nos metíamos mis hermanos y yo tan felices pero mira tu por donde llegaba mi padre daba un salto, se metía en la piscinita de golpe, dos manotazos al agua y cuando salia solo nos quedaba un charquito de agua en mitad del patio y la piscina arrugada y sedienta....que pena la verdad...que infancia..así estoy yo de traumada Mauro.

    ResponderEliminar
  2. Mi padre tenía un R4 amarillo, inconfundible, cuando iba a buscarnos al colegio nos metíamos allí cinco niños con él, mi hermano y yo y los tres hijos de una vecina. Cuando veíamos de lejos a la guardia civil el más pequeño, osea yo, tenía que agacharse en el suelo...compartíamos el espacio con la cuerda para hacer alpacas, los repuestos de la segadora, la lista de la compra de mi madre que siempre tuvo una compulsión stockadora por si venía "la tremenda", a veces dos gallinas ponedoras de las de martínez soria...Ulyses era un aficcionadillo, vaya.

    Lo de la piscina de Marga también me suena :D

    Muchas gracias, Mauro, por este post

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. @Marga
    También disfruté en mi tierna infancia de una piscina hinchable, de la que siempre ignoré su procedencia, pero que a buen seguro vendría de otros aposentos y de segunda mano sería. Se me antoja que era enorme, tal vez porque por aquellos entonces debiera ser un servidor"gambusino", púber y adolescente. Lo que si recuerdo con precisión es que avispa o abejorro que se posara en sus reales, pinchaba sin remisión aquella balsa de agua y el proceso que seguía de pegado y parcheado del destrozo era arduo y complicado. Un saludo amiga

    ResponderEliminar
  4. @Alma

    O sea, que el Renault 4 se asemejaba, "a lo poco mas o menos", al camarote de los hermanos Marx. Estos detalles son excelsos y cojonudos para sacarte de la manga, cual película de Berlanga, un relato variopinto y estrafalario. ¡Manos a la obra!. Un besote.

    ResponderEliminar
  5. ¡ Hombre Mauro !
    Muy chulo tu blog aunque hay palabras que no las entiendo.
    Un saludo y que te mejores de tu brazo.
    :)

    ResponderEliminar
  6. @Lara

    Es bueno que haya palabras que no entiendes, porque seguramente, siendo lista y avispada, como eres, te preocuparas de saber que significan y algo importante Lara, aprenderás mas. Nunca olvides que leyendo llegaras a cosas inalcanzables, porque viajaras a lugares del mundo desconocidos y conocerás a gentes que de otra manera nunca podrás ver. Muchas gracias por asomarte a esta ventana y vuelve cada vez que te apetezca.
    Un besote grande, muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Vale, yo me meteré para ver que es lo ultimo que has colgado.
    A lo de leer ya leo demasiado pero solo cuando tengo tiempo...
    Ya nos veremos en el parque otro día y nos tomaremos algo fresquito.( Si tu quieres )
    La palabra que no entendía era '' TANGIBLE ''
    Y ya se lo que significa : Lo que se puede tocar

    ResponderEliminar
  8. @Lara

    Así me gusta, ¿ves que sencillo es aprender cuando se tiene interés?. Date cuenta que solemos utilizar siempre las mismas palabras a la hora de comunicarnos, cuando existen ese otro montón que llamamos sinónimos y siempre dejamos sin padre y sin madre, como olvidadas. Venga Lara, un besote y saluda a tu querida mamá y a ese seguidor de Barca(... ¡que cruz siendo tu tan del Madrid!), que tienes como papá.

    ResponderEliminar
  9. Yo se lo daré.
    Ea que culpa tengo yo de tener un padre...(...así...) Ejem..
    Bueno da recuerdos por allí y que sigas con tantas visitas en este blog tan chulo!

    ResponderEliminar
  10. En la variedad está el gusto Lara, si todos tuviésemos
    las mismas aficiones este mundo sería simple y aburrido. Esperaré con ansiedad tus visitas. Un besote

    ResponderEliminar
  11. Yo te visito todos los días o casi todos ¡EHORABUENA! Por lo de ayer que ganaste de los de las poesías y ¡¡¡FELICES VACACIONES!!!

    ResponderEliminar