Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

viernes, 20 de enero de 2012

De la mano de mi amigo Charles Chaplin

    
     Con el favor impagable de mi amigo Charles Chaplin, a quien se debe la idea de esta declaración de principios.

     No me preguntéis porqué, pero os puedo asegurar que en contados momentos de mi vida fui capaz de perdonar errores que antes me hubieran resultado imperdonables. También he de reconocer que traté de sustituir a quien me resultó antes insustituible y vanamente quise depositar en la mochila del olvido a personas que hicieron que la vida me brindase momentos inolvidables. Hice cosas por impulso, critique y también eleve al podio de la vanagloria a quien no lo merecía y hubo infinidad de amigos que sin serlo me decepcionaron, a la vez que sin perdón fueron montaña aquellos a los que con toda seguridad decepcione. 
     Ofrecí mis brazos abiertos a quien los necesitó y brindé risas cuando las lágrimas afloraban en mi rostro. Tuve amigos con los que compartí la vida entera, amigos a los que ame, amigos que me amaron, amigos a quien decepcioné, amigos que me decepcionaron, amigos con los que compartí risas y salte de felicidad. Amigos a los que prometí amistad eterna, a  los que hice juramentos eternos que después irremediablemente rompí.
     Lloré y gocé escuchando las añejas canciones que alimentaban mi ser, viendo las fotos de mi vida y hubo voces que me cautivaron, sonrisas que me quedaron prendidas, gestos que me enamoraron. También me hundí en el pozo oscuro de la nostalgia arropada en tristeza y melancolía, tuve miedo a perder a quien me sostenía y al final terminé perdiéndolo y continúe viviendo, sin renunciar a la vida y solo por ello continué vivo.
    Y sigo luchando, lidiando el vivir con valentía, abrazando la existencia con pasión, aprendiendo a perder con dignidad y a ganar con osadía, porque la vida no puede ser solo pasar y este pasar nunca puede ser banal e insignificante

                                                                                               

5 comentarios:

  1. Razón llevas Mauro. Además, todos hemos pasado por ese mismo lugar. Y no sé si te pasará a ti, pero a mí me ocurre que recuerdo más las decepciones que las alegrías, lo mismo es por esa metódica insistencia del ser humano de la persistencia negativa, de ver el vaso medio vacío, de ver tus errores y obviar tus logros. Por cierto, acertadísimo ha sido el que hayas elegido la perspectiva Nevski, de Battiato, para ilustrar tu reflexión. Mira que me gusta este hombre
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Daniel, suele ocurrir que este bicho humano de dos patas que todos llevamos encima recuerda y retiene, para su desgracia, en mayor cuantía las decepciones que las alegrías, pero si te soy sincero te diré que para mi gozo llegan más a mi maltrecha memoria las palomas que hicieron que me sintiera dichoso porque tengo por premisa llevar a rajatabla aquel dicho que nos dice aquello de que en la vida "hay que tener buena salud y mala memoria", porque estando sanos tenemos mucho de que gozar y teniendo la retentiva escasa, como este que te escribe, olvidaremos los malos rollos y las dañinas consecuencias que con ellos marchan parejos. Battiato siempre fue trovador que me encantö, aun a pesar de que muchas veces no logro entender ni "papa" de lo que dice. Un abrazo y gracias nuevamente por parar en este anden.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días de miércoles Mauro. Un texto precioso. Yo creo que la vida esta formada por etapas y en cada una de ellas se actúa a veces de una forma que nunca pensaste que actuarias. Somos sentimientos, estamos formados de ellos . Los errores son normales a lo largo de la vida.Todos sentimos que hemos cometido alguno, pero creo que el mayor fallo es no reconocer los errores. Algunas personas utilizan más los malos sentimientos y pobre de ellos porque no saben lo que se pierden.
    Por cierto, me encanta Battiato.

    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica. El texto es una mezcla del poema Vive de Chaplin y aquello que me salía del interior mientras lo escribía. Refleja muchas cosas que en cierto modo me han pasado e hice que pasaran, aunque lo que de verdad quise plasmar es el sentimiento de orfandad que me queda cuando seres que creí cercanos e insustituibles, se fueron de mi vida sin que supiera nunca el motivo. Pero si algo tengo positivo es que los malos rollos los olvido y siempre reincido en el intento de recuperar lo que fue perdido. Celebro que te guste este italiano de gafas enormes y te doy las gracias por parar, una vez más, en esta estación. Un abrazo volatinero.

      Eliminar