Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

sábado, 15 de octubre de 2011

De los divinos asuntos...


     Hoy me dio por pensar en asuntos divinos que derivan en muchas de las carencias que soportamos en el pasar terreno. Y le puse música a la cuestión con una canción de Pedro Guerra, que merece ser escuchada ...
      
     Tratar debemos en esta ocasión tema espinoso. Hablar habremos de aquellos días perdidos en  los anaqueles de la memoria en que mi vida transcurría, por mi gusto y a conciencia, entre sotanas, casullas, estolas y otros ornamentos religiosos. Eran los años en que también discurría mi joven existencia entre las angostas paredes de la casa de Acción Católica, a quien en tiempo y lugar habré de referirme en otro escrito. Era entonces, como dicho queda, infante o mejor adolescente inclinado al portentoso menester de  cumplir y llevar a rajatabla los deberes impuestos por la religión y sus condiciones. Misa los domingos, fiestas de guardar y después, al albor de la tierna juventud, hube de ser catequista y hasta secretario de la Adoración Nocturna que por entonces ya empezaba a dar síntomas concretos de descomposición y decaimiento. Nos reuníamos en la sacristía de la parroquia, los adoradores en cuestión, cada  vez en menor cantidad, para hablar y tratar de lo divino y eterno, para después pasar a entonar cantos, plegarias y oraciones al altísimo, predispuestas y aprendidas en un manual de antemano.
     De aquel devenir recuerdo, con gratitud y cariño, la figura del párroco Antonio Guerrero, a quien cuando se le complicaban las razones con preguntas sin respuesta, me viene a la mente el misterio inexplicable de la Santísima Trinidad, solía contestar malhumorado: “es dogma de fe chico, dogma de fe y basta” o lo que es igual y da lo mismo, cuestión que había que creer, perdonen la expresión mis educados lectores, porque si o por cojones. Y he de evocar también las noches de escalada al campanario con el amigo Isidoro Bravo en busca de los palomos que al igual que en Los Pajaros de Alfred Hitchcock poblaban las alturas de la majestuosa iglesia y que el susodicho iba echando en un saco para en las noches frías de invierno preparar reparadores caldos. En tiempos presentes no hubiera sido necesario tan proceloso menester, pues estos eclesiásticos palomos, expulsados de aquel lugar de cobijo, vagan por los tejados del pueblo a su antojo y sin control, sembrando de porqueriza lo que encuentran a su paso.
     Se preguntaran los sufridos leedores de este escrito el porqué de reflexiones tan marianas y pías en tiempos tan poco dados a la religiosidad y el recogimiento. Verán, me dio por pensar y lo hago frecuentemente en la existencia de Dios, ahora que un científico tan prestigioso como Stephen Hawking asegura que “na” de “na”, que “to” es un cuento mas grande que la catedral de Burgos. Y así, recapacitando me vienen a la mente los días de charla, cháchara y parloteo con amigos que convencidos están y estaban de tan espinosas cuestiones y recuerdo, que tenían el don y el poder del convencimiento, la certeza de que era todo como lo pensaban y un servidor se quedaba pasmado al oírles disertar sobre tan divinos azares y sinuosos caminos. Mas fíjense por donde después, maduro y cuerdo, me encuentro con asuntos y temas que me van alejando de esa senda divina que parecía marcada en mi ser a fuego. Y me da por pensar que puedo creer en Dios, como creo, pero sin tener que tragar tanta patraña y parafernalia establecida por la Santa Madre Iglesia y me pregunto cómo puede ser que vírgenes de escayola y santos de madera tallada, tengan en propiedad joyas, valiosos mantos, tierras y usufructos. Y pienso que calenturienta mente es capaz, por amor y fe al todopoderoso de legar a perpetuidad y en testamento todo lo  antes dicho mientras millones de seres humanos se mueren de hambre.
     Y así podría continuar durante horas, exponiendo motivos y razones que me dan en pensar y creer que de lo esencial no queda nada, que todo lo han ido convirtiendo a lo largo de los siglos en un erial ponzoñoso de grandiosas dimensiones.
    Por ello, de cualquier manera, este pobre mortal  habrá de seguir con sus eternas dudas, difíciles de espantar a estas alturas de la vida y seguirá creyendo, a veces y siendo sincero, porque le cuesta creer que en este patio termina la historia, y quiere pensar que después de este espinoso existir algo habrá de haber (…ya me estoy liando), sin tener muy claro que es, ni donde habrá de encontrarse.
     Entretando y por si acaso, cada sábado habrá de tomarse unas cervezas y si se precia algún cubata sabatino con los amigos de coloquio y farra en el  bar del Tapicao, porque le cuesta pensar que Isaito, vendedor de todo lo bebible en la villa y sus contornos y menos aun Vicente, amigo y camarero que sirve cuanto se le pide, hallan de andar cuando llegado sea el momento (…cuanto mas tardío, mejor), por los caminos del cielo con avituallamiento y servicio.

9 comentarios:

  1. Yo estoy con Hawking en que ná de ná...pero algunos cuentos chinos ¡son tan hermosos! la imagen de un chulazo moreno andando descalzo por los caminos y hablando de amor a los parias de la tierra es tan potente...

    Besos, Mauro

    ResponderEliminar
  2. No hay nada que mirar la inmensidad del Universo y el perfecto orden en que se encuentra el movimiento de las estrellas, planetas...

    El hombre comparado con esta inmensidad es menos que una hormiga.

    Este orden no pudo haber sido creado por sí sólo.

    ¿Hasta aquí de acuerdo?

    En el momento que alguien pudiera crear y hacer este perfecto orden de relojería querría decir que hay un ser superior a nosotros, ¿cómo lo llamaríamos? Yo lo llamo Díos.

    Yo me hago las siguientes Reflexiones:

    Cada uno es libre de creer o no creer.

    Cada persona somos responsable de nuestros actos.

    El hecho de ser creyente no quiere decir ser perfecto.

    Todos somos pecadores y podemos cometer errores pero hay que tener en cuenta que a lo largo de la Historia, en la Iglesia, han surgido grandes personas que han dedicado su vida al servicio de los demás y hasta han perdido la vida por defender su fe.

    ¿Alguien puede dudar del mérito de Teresa de Calcuta?

    ¿Quién de nosotros haría lo que ha hecho ella?

    ¿Qué le ha impulsado a volcarse con todos los menesterosos?

    Yo creo que el mundo sería más humano si nosotros tuviéramos tan sólo la milésima parte de la humanidad que tuvo esta gran mujer.

    Es mi manera de pensar y sentir.

    http://ventanadefoto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. @Alma
    Pues yo seguiré, en el fondo, creyendo y para ello me sirve el comentario que hay a continuación. Lo único que pasa es que, con el pasar de los años, cada vez creo menos en Los Reyes Magos y en tantos cuentos, una vez mas, chinos como se han ido fabricando entre los unos y los otros. Esas maravillosas fotos, de esos maravillosos paisajes que nos has regalado en la última entrega de La Cuevalagua reflejan un mundo que alguien tuvo que crear. Si ademas fue ese maravilloso morenazo, ¡que será de los feuchos con gafas como este pobre relatador!, mejor que mejor. Siempre con tu volandera imaginación. Un placer y un gusto.

    ResponderEliminar
  4. @VENTANA DE FOTO
    Me has convencido y de que manera. Leo lo que has escrito y no difiero un ápice de lo que expresas con tan clara convicción. ¿Como no voy a sentir veneración por alguien como Teresa de Calcuta?. Por ella y por tantos y tantos que se dejaron y dejan la piel por los demás. No me refiero a ellos en mi escrito, sino a otro tipo de creyente acomodaticio que no me dice nada. No se trata de ser creyente para intentar ser perfecto, sino de que algo tan sencillo como lo que dijo Jesus sea llevado a la practica sin oropeles ni fastos. Que tanta riqueza inútil sea distribuida por los que pregonan que hay que amar al prójimo como a uno mismo. Por lo demás estoy de acuerdo contigo y mi pensamiento discurre por los mismos caminos. Lo curioso es que ahora vendrá otro diciéndo lo contrario y me volveré a liar un "cacao maravillao". Gracias por estar ahí- Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Dificil cuestión la que planteas , amigo Mauro, entre los asuntos Divinos y Humanos, creo que nadie ha dado con la tecla perfecta, a no ser que tengamos en cuenta la famosa frase de Einstein: Díos no juega a los dados.

    Si mucho te ha echo pensar estas cuentiones durante tantos años, yo que soy mayor que tú, me lo he planteado en mas ocasiones.

    Pasé por todos esos avatares que nos cuentas, e incluso tuve mas de un desagasido por “contestón”, ya que mi primera bofetada que recuerde, fué por poner en duda la naturaleza de Adán y Eva. Para ser mas exactos te comento, pusé en tela de juicio la existencia de tales seres divinos, pues si desde pequeños nos habian educado y enseñado que, las relaciones entre familiares solo daria resultados catastroficos a nivel de descendencia, ¿como era posible que de unos -hipoteticos- primeros padres no hubiesemos salido todos subnormales, y ya rizando el rizo, ¿como es que progresamos?.

    Hasta ahí mis dudas razonables, y alguna que otra que me reservo, pero no por eso estaria dispuesto a rechazar todo lo cuestionable en temas dogmaticos.

    Biene bien escarbar entre tanta tinta derramada sobre los temas que nos toca hoy lidiar, y yo, -al igual que muchas personas- entre ellas muy eruditos, han escarbado en fuentes fidedignas, no ya para cuestionar si Dios como la Iglesia nos lo quiere “endilgar” existió, sino, para saber por qué se ha escrito y debatido tanto del tema durante siglos, que digo yo al igual que el famoso refrán, -cuando el rio suena, agua lleva-, y en esas estamos, dilucidando qué, quien, cuando y por qúe de estas cuestiones que a todos nos confunden o nos consuelan.

    No seré yo el que ponga en duda la existencia de Jesús, ya que probado está que tal persona existió, Flavio Josefo, historiador judeo-romano- dejó constancia de eso, y en los Evangelios Apócrifos se hacen eco de que tal persona también existio.

    Otra cosa es que alguien, en un momento dado, y buscando intereses que se escapan a mi entendimiento, lo pusieran como un ser Divino y aprovecharse de la circunstancia. De ahí que te refieras a cuestionar el papel de la Iglesia Católica. Yo, al igual que tu mencionas, también me he preguntado muchas veces, ¿que derecho tienen a tener esas inmensas riquezas y posesiones mientras una tercera parte del mundo se muere de hambre? Ninguna, diriamos todos al unisono, pero hay algo que me llama mas la atención.

    ¿Que derecho tienen los paises desarrollados, -entre los que nos encontramos nosotros- a subir los precios desorbitadamente de los alimentos básicos para la subsistencia de esos seres, que todos los días vemos en televión, cual programa de variedades se tratase muriendo de hambre?

    Hace tan solo dos días que se ha celebró el día SIN HAMBRE EN EL MUNDO por la FAO, que terrible contradicción, según los macrodatos que se manejan, el mundo crea el doble de alimentos que se pudiesen consumir en todo el planeta, ¿y aún y así somos capaces de escuchar sin dar un respingo que todos los días mueran 16.000 niños por falta de alimentos?

    Quizá deberiamos encauzar nuestros rechazos no solo a la Iglesia, si no también a todos los Estados que lo consienten. La esclavitud, tal y como nos contaban en los libros de texto ya no existe, ahora es mucho mas sofisticada, ahora la mano de obra barata se mantiene de otra manera, y para aparentar que estamos libres de culpa, se organizan ONGS para enmascarar lo que todos sabemos, y consentimos, darles unas migajas a cambio de su esclavitud.

    Seria tan largo el cuestionario en cuestión, que no acabariamos nunca de enumerarlo, ya que se han procurado a lo largo de muchos años en tener todo bien urdido para confundir a Tirios y Troyanos.

    Continuo en otro mensaje.......

    ResponderEliminar
  6. ....continuación.

    Aunque aquí ya ha habido quien ha puesto el dedo sobre la llaga, en referencia a Teresa de Calcuta, yo añadiria también a Vicente Ferrer, y tantos otros que están en el anonimato, ya que para hacer el bien a los demás, ni se necesita publicidad, ni por supuesto creer en el Dios que nos quieren “vender”.

    Por último y como reflexión, yo también he visitado muchos lugares en donde las riquezas allí depositadas darian para paliar el hambre que injustamente está padeciendo esta sociedad, no voy a enumerarlos, pues no tendriamos ni tiempo ni espacio, lo dejo a la imaginación de todos, y creo que no será tarea harto dificil encontrar grandes tesoros que sin ser de la Iglesia, son intocables.

    Creo que ahora si, podriamos decir , -como diria nuestro querido Don Quijote-, ¡¡ Sancho, con la Iglesia hemos topado !!

    Pepe

    ResponderEliminar
  7. @Cajón de Sastre de Pepe
    Perfecta exposición de avatares y pensamientos que vienen a decir, mas o menos, lo expuesto por este pobre mortal. No tengo dudas a la hora de entender que este mundo perfecto, que los humanos hemos cuajado de imperfecciones, tuvo que ser creado por la mano de un ser superior. Lo que no se, es el como y de que manera. Lo imagino, unas veces con un color y otras con el contrario y lo que verdaderamente me revuelve las tripas es el orden establecido y las mentiras que enmascaran tanto proceder terreno, sobre todos en los poderosos mandatarios de la Iglesia, de la política, de las finanzas, que llevan a la humanidad a la hecatombe y el caos. Por eso, por tanta injusticia subsanable, me cuesta a veces creer que hay un Dios que pueda permitir las calamidades provocadas por los humanos sin volver a sacarlos de un hipotético templo a hostias y latigazos. Gracias Pepe por parar en mi estación. Un saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bueno Maurito, este es el dilema de siempre: creer ó no creer.
    Esto es bueno siempre que las ideas no se defiendan por la fuerza y con la violencia, imponiendo su criterio.
    Por lo que veo en este relato "tan pio" solo te quedó ser monaguillo, ¿o no?.
    Como siempre un beso retorcio.

    ResponderEliminar
  9. @José Testón Marín
    El dilema de los dilemas es que creyendo puedas evadirte de tanta injusticia, parafernalias, y asuntos varios que nada tienen que ver con lo que fue predicado por el nazareno.
    Luego estan los intereses, los extremismos, y la defensa de valores sin sentido y fuste.
    Seguramente no fui monaguillo porque no me lo propusieron. Tenía uno tan poca chicha que probablemente no habría traje a medida de tal escuerzo. Un saludo y mil besazos.

    ResponderEliminar