Como un mandamiento ...

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida y vivirla con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve y la vida es mucho para ser insignificante.
Charles Chaplin

sábado, 8 de junio de 2013

Parece que fue ayer ....


                             
                             

                           
                           
                                     Parece que fue ayer
cuando la luna de cada noche
me traía a Jacques Brel
cantando Ne me quitte pas.
Parece que fue ayer
cuando el alma encendida
entonaba las canciones de Dylan
donde la respuesta estaba en el viento.
Volaban ilusiones,
y la mente se paseaba lentamente
por la feria de Scarboroug
deteniéndose a pensar meditabunda
en viejos puentes azotados
por aguas turbulentas,
para cantarle
bellas canciones de amor a Suzanne.
Parece que fue ayer
cuando las saladas lágrimas
fluían por amores perdidos
escuchando La Meteque.
Hace tanto tiempo
que en la lumbre
ardían, entonadas por Serrat,
tiernas palabras de amor.
¡Que terrible añoranza me invade!
Parece que fue ayer.


4 comentarios:

  1. Dylan es inmortal, como tú mismo y Serrat jovencísimo, cada día más, el otro fulano Brel...es que nunca le pillé el punto, oye. No te achicopales, Mauro, que para algo eres del Atleti ;)

    Si al final ficháis a Villa yo me hago colchonera también.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que Dylan es inigualable. Sobre todo para su merced que domina con presteza el ingles. Un servidor tuvo, y tiene, que buscar las traducciones de sus canciones. De Brel, me emociona su desgarro y sobre todo la belleza de su canción estelar, la mencionada, que me parece una de las mejores que se hayan escrito jamás. Simon y Garfunquel, aunque a veces puedan parecer empalagosos, me parecen uno de los mejores dúos de aquellos dorados años y el buen Moustaky, tristemente fallecido, me llegó siempre, y más con canciones menos conocidas, hasta dentro de los adentros. Y de Cohen, ¡que decir!, si aún conservo la cinta de cassette que hube de comprar con sus primeras canciones en mis años de puber adolescente. Para mí, esa voz quebrada y aguardentosa es inigualable. Más o menos como la de mi adorado Sabina, que hubo de dedicarle, o versionarle, no lo recuerdo, a mi juicio con poco acierto, una canción en su último disco. Y hablar de Serrat, es mencionar a mi Dios en la tierra, así que dicho está y dicho queda. Y no me achicopalo,mi apreciada damisela, simplemente veo como se va estrechando el camino. Y si le digo la verdad me jode en demasía porque a un servidor, a pesar de los pesares, le gusta la pinta de este huerto. Y eso, como siempre, mil gracias por aguantar las divagaciones de este cincuentón calvo y sin canas. Un placer ...

      Eliminar
  2. No vale de nada vivir en el pasado, pero es bueno recordarlo, yo, a casi todos los que mencionas he tenido la suerte de verlos varias veces en directo, incluyendo a Dylan, pero el tiempo pasa irremisiblemente para todos, queda el poso del recuerdo, de tiempos pasados que hasta que no pasan los años no sabemos si han sido mejores, pero quedan en el recuerdo. Trazos de un tiempo que pasó y que ya no volverán. De nada sirve pensar en que cualquier tiempo fue mejor, hay que atenernos al presente, apretar las mandíbulas y esperar que de nuevo vuelva a tornar la sonrisa. Tengamos fe en nuestros jóvenes, solo ellos harán posible que nuestro futuro mejore. Aparte de eso, como siempre, me encanta tu inmersión en la poesía sin métrica, es la que sale del corazón. Un abrazo amigo y paisano Mauro.

    ResponderEliminar
  3. Perdona Pepe, mi tardanza en contestarte, pero se me fue el santo al cielo. No es cuestión de vivir del pasado, de hecho esta entrada tiene, a buen seguro, más de veinte años, pero la encontré por los cajones y me pareció un sentimiento imperecedero. Porque convendrás conmigo en que, lo queramos o no, somos siempre buena parte de lo que fuimos y a mí, que miro siempre hacia adelante y que me gustan, siempre lo digo, los recuerdos sin nostalgias, a veces me resulta complicado no pensar en lo quise ser y no fui y en a aquello que quise realizar y se quedó en el capacho de lo inalcanzable. Y cada cosa, amigo Pepe, tiene su momento. Eso también lo tengo claro. Gracias por sentarte a la mesa y un cordial abrazo ...

    ResponderEliminar